stop

La farmacéutica Almirall vende un 5% menos y gana un 10% menos hasta marzo y se aleja del objetivo de Jorge Gallardo de facturar 1.000 millones en 2018

Barcelona, 08 de mayo de 2017 (12:00 CET)

Almirall cerró el primer trimestre con una caída del 5% de las ventas, hasta los 176,1 millones de euros, y de un 10% de sus beneficios, hasta los 19,6 millones. La farmacéutica comunicó estos resultados a la CNMV solo cinco días después de que su presidente, Jorge Gallardo, asegurara que quería llegar a los 1.000 millones de euros de facturación en 2018, objetivo que parece algo lejano.

Este lunes, la compañía presentó unos números que evidencian que el negocio de la dermatología, por el que apostó con las compras de Poli Group y Thermigen entre 2015 y 2016, no está dando el rendimiento que se esperaba. De hecho, este negocio, el principal de la farmacéutica catalana, fue el responsable de la caída de las ventas en el primer trimestre.

Almirall vendió con sus productos un total de 176,4 millones, un 5% menos, aunque gracias a extraordinarios logró facturar un 5% más que en el primer trimestre de 2016, 210,7 millones. El ebitda se mantuvo en los 55 millones y el resultado neto bajó un 10%.

Pinchazo: el área de dermatología, principal negocio de Almirall, factura un 8,6% menos

El área de dermatología perdió peso en el mix de la compañía, pasando a representar un 44% de las ventas, dos puntos menos que hace un año. Concretamente, facturó 77,97 millones, un 8,6% menos. La causa fue, según la compañía, la reducción de existencias por parte de los distribuidores en EEUU. Los ingresos en ese mercado cayeron un 33%, hasta los 30 millones de euros.

Estos datos ponen en cuestión el ambicioso objetivo de Gallardo de llegar a facturar 1.000 millones el año que viene. En 2016, la cifra fue de 859,3 millones, con lo que debería subir  un 16% en dos años. Para 2017, la previsión comunicada a los mercados es de “un dígito de bajo a medio”. Es decir, entre el 1% y el 5%. De momento se cumple… pero gracias a extraordinarios y con una aportación negativa de las ventas.

Por lo tanto, el gran empujón debería darlo en 2018, creciendo a doble dígito. Para lograrlo, la compañía confía en que el área de dermatología supere el 50% de las ventas y tire del carro, pero por ahora la evolución no es positiva. Así lo valoran los inversores: la acción de Almirall caía cerca de un 2% en bolsa este lunes a media sesión.