Pasillo de un supermercado DIA. ED/archivo

DIA ingresa 18 millones en Suiza (donde no tiene ni una tienda)

stop

Los inversores a corto desconfían de las operaciones de la compañía en Suiza. Un informe de transparencia señala a DIA como empresa opaca

Madrid, 27 de abril de 2017 (07:55 CET)

La cadena de supermercados DIA ha ingresado 18 millones de euros en Suiza, donde no tiene ni una tienda. La compañía no explica con detalle los motivos por los cuales decidió crear dos empresas en Suiza: DIA World Trade SA y ICDC Services Sàrl, que fundó junto con la cadena de supermercados francesa Casino.

DIA carece de actividad de ventas en Suiza. No posee tiendas ni operaciones en ese país, por lo cual los inversores a corto no entienden los motivos por los que la compañía decidió abrir estas sedes fuera de España.

DIA asegura que DIA World Trade está dedicada a “prestar servicios a los proveedores de las sociedades del Grupo DIA” mientras que ICDC Services, Sàrl se dedica a “la negociación con proveedores internacionales”. Explica que se instalaron las sedes en Ginebra para negociar con sus proveedores a nivel internacional. Pero los inversores tienen dudas.

“No tenemos idea de dónde DIA World Trade pudo generar 18 millones de euros en ingresos”, explican a este diario fuentes de un fondo internacional que estudia las operaciones de la compañía y que apuesta por la caída de la acción. De las explicaciones de DIA, se puede inferir que la compañía cobra rápels (bonificaciones por ventas de gran volumen) a sus proveedores. Y ese dinero llega directamente a Suiza y no a la sede central en Las Rozas, (Madrid). 

El Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa acaba de poner la mira al grupo español por la opacidad informativa en relación con sus actividades en Suiza. El estudio, financiado por el ministerio de Trabajo y Seguridad Social, suspende a DIA en materia de transparencia.

Los inversores se preguntan cómo supermercados DIA gana 18 millones en Suiza sin ninguna tienda

La cadena, con tiendas en España, Portugal, Brasil, Argentina y China, asegura seguir una política alejada del fraude fiscal, según figura en sus informes de gobierno corporativo. DIA explica que “no hace uso de estructuras societarias opacas o radicada en paraísos fiscales cuyo propósito es ocultar información relevante a las administraciones tributarias”.

Opacidad en sus cuentas

“Llama la atención que estas sociedades radicadas en Suiza únicamente se citan en las cuentas anuales y en el informe de gestión, donde se proporciona información genérica sobre las actividades que realizan y los accionistas de las mismas. Tampoco se ha encontrado información cuantitativa que muestre el comportamiento fiscal de la empresa en Suiza ni siquiera en las cuentas anuales”, asegura el informe.

“Sería recomendable que DIA presentase información detallada de su operativa a través de estas sociedades, facturación, empleados, resultado contable, conciliación con el impuesto de sociedades a pagar y operaciones realizadas con otras sociedades del grupo”, añade el informe.

DIA, acusada por un nutrido grupo de franquiciados de estafa y falsedad documental, enfrenta un creciente conflicto en los tribunales por el trato que da a sus tiendas franquiciadas, que cada año tienen más peso en los resultados globales de la compañía. 

Los afectados que han quebrado la acusan de estafarlos con los pedidos y de manipular los stocks con el propósito de aumentar sus márgenes a costa de las franquicias. La empresa presidida por Ricardo Currás defiende la seriedad su modelo de negocio y asegura que los franquiciados quebrados son un porcentaje minoritario del total.