Diego Jiménez Hevia gana fuerza en Freixenet. En la imagen, las bodegas de la compañía en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona).

Hevia entrega a su sobrino las tareas de la directiva purgada de Freixenet

stop

Diego Jiménez Hevia asume los departamentos jurídico, retail, enoturismo y relaciones públicas tras el despido de Silvia Carné, directiva vinculada a los Ferrer

Xavier Alegret

Diego Jiménez Hevia gana fuerza en Freixenet. En la imagen, las bodegas de la compañía en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona).

Hemeroteca

Freixenet

Barcelona, 07/04/2017 - 11:15h

El pasado lunes, Freixenet comunicó el despido de Silvia Carné, directiva de total confianza de Pedro Ferrer, como adelantó Economía Digital. Según ha podido saber este medio, el actual presidente ejecutivo de la compañía, Enrique Hevia, ha entregado todas las tareas de Carné a su sobrino, Diego Jiménez Hevia.

Carné era la máxima responsable de los departamentos jurídico, de retail y venta directa por internet, enoturismo y relaciones públicas. Es decir que al margen de la producción y distribución de los cavas y vinos del grupo, se ocupaba de todos los negocios periféricos. Ahora estos departamentos pasarán a depender de Diego Jiménez, según comunicó Freixenet a la plantilla.

El sobrino de Enrique Hevia es coordinador general de la compañía desde enero. Tras lograr la destitución de Pedro Ferrer como consejero delegado y crear un triunvirato ejecutivo con el propio Ferrer y Eudaldo Bonet, Enrique Hevia se erigió como presidente ejecutivo –el institucional sigue siendo José Luis Bonet– gracias al apoyo de los Bonet. Su siguiente decisión fue nombrar a Diego Jiménez coordinador general de la compañía, una especie de director general.

Giro en Freixenet: el sobrino de Hevia se erige como figura clave en el camino hacia la venta

Hevia ha confiado en su sobrino mientras rearma la compañía. El nuevo hombre fuerte del líder del cava está haciendo cambios a nivel de gestión así como de organización. Se prevé que este proceso culmine con el reparto de las tareas que ahora recaen en Jiménez. Freixenet termina su ejercicio 2016-2017 a finales de este mes y se espera que, tras el cierre del mismo, se hagan los cambios que dejen a la compañía en una buena posición para la venta.

Silvia Carné era una directiva de total confianza de la familia Ferrer Noguer, propietaria del 42% de las cavas y, hasta diciembre, principales responsables de la gestión. Carné llegó a sonar como consejera delegada si los Ferrer tomaban la mayoría de la compañía. Pero el fracaso del intento de compra de los Ferrer, y la toma de poder por parte de Hevia, terminó con Carné fuera de las bodegas.