stop

El empresario Ernesto Coleman será juzgado en libertad por delitos fiscales y financieros

Clínica Vitaldent, tomada por la Policía Nacional.

Madrid, 16 de mayo de 2017 (13:30 CET)

El fundador de la cadena de clínicas Vitaldent, Ernesto Coleman, ha salido de prisión después de haber abonado los 100.000 euros que le exigía el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, que dictó la semana pasada un auto que autorizaba la salida de prisión, previo pago de la cantidad.

El fundador de Vitaldent fue denunciado por sus propios franquiciados a quienes exigía el pago de 10% del canon de la franquicia en efectivo, con lo cual Coleman comenzó a gestionar una auténtica fortuna al margen de las operaciones comerciales de la cadena de clínicas dentales.

La mano derecha de Coleman, Bartolomé Conte, también ha salido de prisión después de haber abonado la misma cantidad. Ambos empresarios serán juzgados en libertad por los delitos de blanqueo de capitales, falsedad en documento oficial y mercantil, pertenencia a organización criminal, estafa e ilícito penal contra la hacienda pública.

La red empresarial

Coleman cuenta con un entramado empresarial dedicado a la construcción y a las finanzas. En el momento de su detención, contaba con un patrimonio personal de más de 14 millones de euros, según las investigaciones.

Las clínicas de Vitaldent continúan ahora bajo el mandato de la familia Botín, que compró el negocio después del escándalo que envío a Coleman a prisión. El propósito de la nueva directiva es devolver a la empresa una imagen de seriedad y credibilidad.