stop

Ikatz y Flow 2007 mejoran sus ofertas por Fotoprix y ya esperan la decisión del administrador concursal

Barcelona, 15 de julio de 2017 (05:55 CET)

Fotoprix está a punto de cambiar de dueños. Este viernes se han abierto en el juzgado mercantil número 10 de Barcelona las plicas con las ofertas definitivas de Ikatz y Flow 2007, las dos empresas que pujan por la histórica cadena de fotografía, y ahora su futuro está en manos del administrador concursal, que decidirá en los próximos días quién se hace con la empresa que fundó Porfirio González.

La firma de comercio electrónico Flow 2007 y la cadena de fotografía vasca Ikatz presentaron a finales de junio sendas ofertas por Fotoprix. Dichas ofertas ya eran vinculantes, pero pese a ello, el administrador no decidió y pidió una mejora de las propuestas. No porque no fueran buenas sino porque eran muy parecidas, tanto en lo económico como en lo que a empleo se refiere, y quería que alguna marcara la diferencia. El pasado viernes se presentaron las mejoras, por lo que la suerte está echada.

Flow 2007 y la cadena vasca Ikatz pujan por Fotoprix, cuyo futuro se decidirá los próximos días

Flow 2007 propone un modelo continuista, y de hecho, varios exdirectivos de Fotoprix participan de esta oferta. En concreto, esta firma de comercio electrónico cuenta con el exdirector general comercial de Fotoprix como director de la futura Fotoprix, así como con otros dos exdirectores para llevar el área de I+D y las tiendas.

Esta propuesta mantendría 44 tiendas, que modernizaría para convertirlas en “boutiques fotográficas”, con una inversión de 1,23 millones, aunque también potenciaría la venta a través de internet, el punto fuerte de Flow 27. Esta empresa pagaría 170.000 euros por la compra y salvaría 175 puestos de trabajo.

Ikatz sumaría Fotoprix a su cadena

Ikatz es una cadena de fotografía principalmente ubicada en el País Vasco, con una facturación de 4,1 millones de euros. Su propuesta pasa por sumar ambas redes, que son complementarias, con lo que salvaría 51 tiendas propias, además de las franquicias, y 160 trabajadores. Pagaría 150.000 euros y también modernizaría las tiendas, con una inversión de 1,7 millones. Además, se quedaría con el laboratorio, ya que actualmente tiene ese servicio subcontratado.

Fotoprix presentó concurso de acreedores en 2014 y, aunque en 2016 consiguió llegar a un acuerdo con la banca y salir del concurso, volvió a caer en enero después de que Hacienda embargara los ingresos de las tiendas para cobrar su deuda. Eso le llevó a presentar concurso de liquidación e iniciar la venta, que concluirá en los próximos días.