stop

Gas Natural podría cerrar antes de fin de año la venta de su negocio en Italia y de parte de su red en España para centrarse en el crecimiento en Chile y México

Xavier Alegret

El presidente Gas Natural Fenosa, Isidro Fainé, y el consejero delegado, Rafael Villaseca, durante la rueda de prensa previa a la junta de accionistas. EFE/Toni Albir

Barcelona, 06 de mayo de 2017 (07:55 CET)

El mercado europeo de la energía está saturado, por lo que las empresas españolas miran a Latinoamérica. Gas Natural Fenosa no es una excepción. Ya tiene presencia en los países iberoamericanos, pero quiere seguir creciendo allí –pese a Electricaribe– porque hay mucho más camino por recorrer. Para lograrlo, va a mover piezas de Europa hacia el otro lado del Atlántico.

Gas Natural podría desinvertir por unos 3.000 millones de euros en el Viejo continente antes de final de año. Por un lado, con la venta de su negocio gasístico en Italia, por el que quiere conseguir 700 millones de euros. Por el otro, con la búsqueda de un socio para su red de distribución de gas en España, que le aporte entre 2.000 y 2.500 millones más.

La compañía presidida por Isidro Fainé ha contratado a JPMorgan y Morgan Stanley para que coloque hasta un 25% de su red de distribución de gas, la más extensa de España, en un intento de replicar la operación de sus activos de generación en el exterior. Gas Natural vendió en 2015 el 25% de este negocio por 500 millones al fondo soberano kuwaití KIO.

Gas Natural espera conseguir más de 2.000 millones en España y 700 en Italia

La energética española vio la oportunidad cuando, a finales de marzo, EDP vendió Naturgas por 2.600 millones de euros. Gas Natural hizo números: con la misma valoración, su red valdría unos 10.000 millones, por lo que, buscando un socio minoritario, mantendría la mayoría y obtendría una inyección muy necesaria para crecer en otros mercados.

Fuentes financieras explicaron que la intención de la gasista es vender entre un 20% y un 25%, en ningún caso más de ese porcentaje, pero rebajaron las cifras iniciales de precio: la valoración inicial de 10.000 millones quizá fue demasiado optimista. Sí que espera sacar al menos 2.000 millones de euros en la operación, que se iniciaría con la segregación de los activos en una sociedad para después vender una parte.

Italgas es el favorito para quedarse el negocio italiano de Gas Natural

En Italia, el caso es muy distinto. Una reforma del mercado gasístico muy ventajista para las grandes corporaciones locales ha dejado a Gas Natural con pocas posibilidades de crecer, a menos que haga grandes inversiones, algo que no está en sus planes al tratarse de un mercado maduro. Por ello, contrató a Rothschild para vender su negocio en el país.

El negocio italiano de Gas Natural solo genera un 1% de su ebitda. La compañía tiene en Italia más de 7.000 kilómetros de red de gas y más de 430.000 clientes de gas y electricidad, entre familias y empresas. Hay varios interesados en este negocio, aunque el favorito es Italgas, líder del mercado italiano. Las ofertas estarían por encima de los 500 millones, pero por ahora ninguna ha llegado a los 700 que quiere la multinacional española.

Gas Natural focalizará las inversiones en Latinoamérica

Entre las dos operaciones, Gas Natural espera conseguir unos 3.000 millones de euros. Una inyección de cash que se destinará en buena medida a crecer en los mercados emergentes. Y estos no son otros que los latinoamericanos. El fiasco de Electricaribe, la eléctrica de la costa norte de Colombia expropiada por el gobierno a Gas Natural, no le hace replantearse su estrategia en la zona, donde obtiene el 30% de su ebitda: 1.468 millones en 2016.

El margen de crecimiento en los países iberoamericanos es muy grande. Hay menos infraestructura, que hay que desarrollar, menos competencia y el crecimiento orgánico que se espera para los próximos años es mucho mayor que en Europa. Todo ello lo convierte en un mercado muy atractivo, pese a riesgos como el de Colombia, el de las divisas y que todos los países no son iguales.

Chile y México son los grandes objetivos de Gas Natural, que pese a todo no se olvida de Colombia

Chile y México son los principales focos de inversión de Gas Natural para los próximos años. La compañía ya tiene una buena posición en estos países, que gozan de una seguridad jurídica que los hace todavía más atractivos. En Chile son líderes en electricidad, y entre luz y gas, obtienen un ebitda de casi 500 millones. Además, una nueva regulación incentiva la inversión en las redes, por lo que están muy centrados en el país.

Brasil y Argentina también son mercados interesantes para Gas Natural. El brasileño es su principal mercado de gas en la zona, con un ebitda de 240 millones en 2016. Argentina tiene un peso muy inferior, pero los cambios regulatorios han hecho al país mucho más tractivo, ya que ha ganado seguridad jurídica, y la compañía que dirige Rafael Villaseca busca crecer allí.

Colombia es menos prioritaria por razones obvias, pero no se ha salido del perímetro de Gas Natural. Salvo acuerdo tardío con el gobierno, ha perdido su negocio eléctrico, pero sigue distribuyendo gas, que le genera un ebitda de 162 millones de euros. En Perú, donde tiene algo de gas, y Panamá, cuyo negocio eléctrico le genera un beneficio operático de 118 millones, también analizarán nuevas inversiones.