stop

Inditex opera con 30 tiendas y todas sus cadenas en Catar, acusado por los países de su entorno de financiar el terrorismo

A Coruña, 09 de junio de 2017 (13:30 CET)

El bloqueo al emirato de Catar ha cogido con el pie cambiado a muchas empresas. Varios países del entorno, como Arabia Saudí, Bahréin, los Emiratos Árabes o Egipto, han decidido cortar relaciones diplomáticas y cerrar su espacio aéreo al mayor estado en PIB per cápita del mundo por su presunta vinculación con la financiación del terrorismo islámico.

Esta situación afecta de lleno a Inditex. El gigante textil fundado por Amancio Ortega tenía a finales de enero una red de tiendas que alcanzaba los 22 establecimientos, con presencia de todas sus enseñas. En la presentación de resultados de 2016, Pablo Isla, su presidente, ya avanzó que Doha, la capital catarí, sería uno de los emplazamientos elegidos por la multinacional para continuar su vertiginoso proceso de expansión.

Inditex anunció que Qatar sería en 2017 uno de los países por los que apostarían para crecer en Oriente Medio

Y así fue. Hace poco más de un mes, el grupo con sede en Arteixo materializaba ese anuncio con el desembarco de sus firmas de moda –todas salvo Uterqüe– en el Mall of Qatar, un inmenso centro comercial con más de medio millón de metros cuadrados de superficie. El centro se puso en marcha el pasado siete de abril con la pretensión de convertirse en uno de los principales destinos de compras de Oriente Medio.

Mapa Qatar
Presencia de Inditex en Catar a 31 de enero de 2017

Problemas para la logística

El aislamiento por tierra, mar y aire, además de problemas logísticos, podría generar una crisis económica en un país con ingentes cantidades de gas natural y petróleo bajo su suelo, lo que repercutiría directamente en las ventas. Además, la aérolínea de bandera del emirato, Qatar Airways, ya se ha visto obligada a cancelar alguna de sus conexiones internacionales y a variar sus rutas como consecuencia del cierre del espacio aéreo de estos países. Precisamente, esta compañía concentra el 32% del tráfico de carga del aeropuerto de Zaragoza, donde Inditex tiene una de sus principales plataformas logísticas.

En cualquier caso, Inditex no está solo en este conflicto. Azadea, una empresa con sede en Líbano, es su socio en la zona. Esta firma gestiona la expansión de la multinacional gallega por Oriente Medio, aunque también trabaja con otras 50 firmas con las que tiene acuerdos de franquicia y más de 500 tiendas repartidas por la península arábiga, norte de África, Turquía o Pakistan, entre otros.