stop

El grupo Renault-Nissan y los sindicatos pactan de madrugada, tras todo el día de negociaciones, la continuidad de la fábrica de Ávila

Barcelona, 15 de junio de 2017 (07:43 CET)

Este miércoles terminaba el ultimátum marcado por la alianza Renault-Nissan para llegar a un acuerdo con los sindicatos y salvar la fábrica de Ávila. Y a última hora, de madrugada tras todo el día sentados en la mesa de negociación, ambas partes han llegado a un principio de acuerdo para la reconversión de la planta, según ha informado Nissan cerca de las 2.30h de este jueves.

Las dos partes llegaron al último día para negociar –Nissan había insistido en que si no había acuerdo este día 14, la fábrica se cerraba– con las posturas muy alejadas. Pero como suele suceder en estos casos, la necesidad y un objetivo común, salvar la fábrica y sus más de 700 puestos de trabajo, les llevó a terminar entendiéndose, aunque fuera con un pacto in extremis. Ahora el acuerdo tiene que ser ratificado por la plantilla en asamblea.

El plan de Nissan es reconvertir la fábrica de camiones en una de recambios. Para ello, exigió a los trabajadores que aceptaran el convenio de Renault, con sueldos hasta un 25% inferiores a los de su convenio actual, el de Nissan. Para firmar, los sindicatos pedían más concreción respecto a los planes y los tiempos en el futuro de la fábrica, así como que se concretara cómo se salvará el empleo en Ávila.

Finalmente, los sindicatos han aceptado acogerse al convenio de Renault, el que también tienen en la fábrica de Valladolid. A cambio, el grupo ha minimizado el impacto del ERTE previsto para formación, que complementará hasta el 100% del sueldo, y ha garantizado todo el empleo de Ávila. Además, los trabajadores de la planta abulense conservarán su antigüedad.