La versión eléctrica de la furgoneta Nissan NV200 se fabrica en Barcelona para todo el mundo. Foto: Nissan

Nissan repatría piezas para vender más furgonetas

stop

Nissan trae a Cataluña los componentes de la NV200 que se importaban de Japón y abarata sus costes

Barcelona, 20/03/2017 - 05:00h

Toda noticia mínimamente positiva tiene muy buena acogida en las fábricas españolas de Nissan. Mientras que la de Ávila espera el veredicto de la alianza Renault-Nissan respecto a su futuro, la de Barcelona ve con cierto optimismo una mejora en la demanda de la furgoneta NV200, uno de los tres vehículos que salen de la planta.

La NV200 se fabrica en Barcelona para toda Europa, y su versión eléctrica, la e-NV200, para todo el mundo. Fuentes sindicales explicaron a Economía Digital que la furgoneta está mejorando sus cifras de ventas en los últimos meses, lo que está dando más trabajo a la planta de la Zona Franca y supliendo el comportamiento negativo del Pulsar.

La e-NV200 cerró 2016 con un incremento de ventas del 7%. Pese a ser líder del mercado de furgonetas eléctricas, las cifras todavía no son muy altas: algo más de 4.300 unidades. El modelo con motor de combustión vendió 54.000 unidades, según los datos de Nissan. No obstante, en Europa fueron menos de la mitad: de la fábrica de Barcelona salieron 20.635 unidades, sin un incremento significativo, según fuentes de la marca.

La Nissan NV200 se empezó a fabricar en Barcelona con componentes importados de Japón

Por tanto, la mejora es moderada e incipiente, pero se nota en la línea de producción de la Zona Franca, que la NV y su hermana eléctrica comparten con el Pulsar. Este incremento se debe a una reducción de los costes de producción, que han permitido a la marca ofrecerla a un precio más competitivo, según apuntaron fuentes de los trabajadores.

¿De dónde viene la reducción de costes? Principalmente de los componentes. Cuando se empezó a fabricar la furgoneta, en 2012, algunos de sus principales componentes, como elementos estructurales de la carrocería, se importaban desde Japón, lo que encarecía el producto. Es lo mismo que le pasaba con el Pulsar, pero con el Reino Unido.

Con el tiempo, Nissan ha ido repatriando algunos de estos componentes a Cataluña, acercándolos a la fábrica, explicaron fuentes de la fábrica. El hecho de ahorrarse el transporte desde Japón ha abaratado la producción, lo que ha permitido ajustar el precio de venta.

Las ventas de la Nissan NV200 mejoran, lo que alivia a la plantilla de la fábrica catalana

Fuentes de la marca admiten que hay cierta mejora de la demanda, pero no lo vinculan directamente al proceso de producción sino al incremento del mercado de vehículos comerciales y de ventas de coches en general, directamente relacionado con la recuperación económica global.

Lo que sí reconocen desde Nissan es el cambio de proveedores, que engloban en su política de optimización de costes. “Es un proceso gradual”, explican. “Si un componente es más competitivo fabricado aquí, se contrata aquí”, añaden.

La NV200 es uno de los tres modelos que Nissan fabrica en Barcelona. El Pulsar, que se produce en la misma línea, no ha tenido la aceptación que se esperaba, y su futuro más allá de 2018 es incierto. El modelo estrella en la planta catalana es la pick-up Navara, lanzada hace un año y cuyas ventas van creciendo.

Se espera que en los próximos meses se empiece a producir la pick-up para Renault y Daimler, aunque la fecha todavía no se conoce. Según explicaron a Economía Digital fuentes sindicales, en enero la fábrica empezó a preparar la ampliación de producción y ya salieron las primeras unidades de prueba del modelo de las otras dos marcas. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad