Manuel Manrique Cecilia, presidente de Sacyr. EFE

Sacyr se lanza de cabeza a los derivados para liquidar su deuda con Repsol

stop

Sacyr amortiza el préstamo asociado a la participación de Repsol que ponía como garantía la venta de 7,70 millones de acciones de Repsol

Barcelona, 10/04/2017 - 18:40h

Sacyr reduce la exposición al riesgo asociado a la actividad de Repsol, es decir: el precio del petróleo. Pero se ha lanzado de cabeza a la piscina de los productos derivados. La constructora ha liquidado todo la deuda que la vinculaba con la petrolera y que representaba una participación del 8,2%. De esta forma, la constructora que preside Manuel Manrique reduce "de manera muy relevante su exposición a las variaciones del mercado del petróleo mediante la realización de una última cobertura a través de una operación”, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

Sacyr ha obtenido los fondos para terminar con este compromiso al firmar una nueva operación de derivados con parte de los títulos que tiene de la petrolera. Así, logra la financiación poniendo como garantía 7,70 millones de acciones de Repsol. Al respecto, la compañía cerró en septiembre del pasado año una operación de financiación con Banco Santander para realizar un pago anticipado de 213 millones de euros de la deuda. En ese momento, el endeudamiento quedó 1.033 millones.

Sacyr-Repsol: la liquidación de la deuda con la petrolera es la tercera operación de este tipo en dos años 

Se trata de la tercera operación de este tipo que lleva a cabo el grupo de construcción y servicios, ya que el pasado año realizó dos operaciones similares. Todas ellas han estado pilotadas por Key Capital Partners, empresa de servicios de inversión independiente, que ya asesoró al grupo constructor en maniobras fechadas en diciembre de 2016.

Ahora, Sacyr pone fin a una relación que le reportó rédito el pasado año. Concretamente, en el primer trimestre de 2016 la constructora tuvo un incremento del beneficio, entre otros motivos, por la aportación positiva de Repsol. La constructora ganó 42,6 millones, un 68,4% más que en el mismo periodo de 2015, gracias a un crecimiento al que también contribuyó la venta de activos y la ausencia de provisiones. El buen resultado que había tenido la petrolera supuso 18 millones de euros al beneficio neto de Sacyr, según informó la compañía de Manrique.