Oficinas de Unipost, que ha presentado concurso de acreedores. ED/archivo

La Audiencia Nacional da un tirón de orejas a los Raventós

stop

Unipost y los sindicatos se vuelven a ver las caras en la Audiencia, pero el juez insta al grupo a arreglar sus problemas empresariales lejos de los juzgados

Barcelona, 12 de abril de 2017 (05:00 CET)

Pocas empresas pasan últimamente tan a menudo por los juzgados para verse las caras con su propia plantilla como Unipost. Los Raventós volvieron a pisar la Audiencia Nacional hace dos semanas, esta vez por iniciativa propia, y más allá del fallo, que se conocerá en los próximos días, se llevaron un serio tirón de orejas del juez: arreglen sus problemas empresariales en casa.

El grupo postal privado ya perdió en la Audiencia el juicio por el impago de las pagas extra del año pasado, tras ser denunciado por los sindicatos CCOO y CGT, y ante la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos (CCNCC), por el mismo motivo y por el fraccionamiento de las nóminas sin acuerdo con el comité de empresa.

La decisión de la CCNCC es la que Unipost impugnó ante la Audiencia Nacional. Los dictámenes de dicha comisión, formada por sindicatos, patronales y el ministerio de Trabajo, no son vinculantes pero suelen seguirse porque sientan un precedente. Los sindicatos creen que la impugnación era solo una estrategia de los Raventós para ganar tiempo y buscar una solución a la mala situación económica de la compañía.

Reprimenda: Unipost recurre a la Audiencia, que le insta a resolver sus problemas en casa

Esta mala situación no ha pasado desapercibida en los juzgados. De hecho, les valió una reprimenda a los responsables de Unipost que acudieron a la Audiencia Nacional. El juez instó a la empresa a arreglar sus urgencias económicas antes de seguir judicializando el conflicto con su plantilla, al considerar que el problema es de solvencia empresarial, no de jurisprudencia.

Empresa y sindicatos esperan ahora un fallo que presumen contrario a los intereses que defendía la empresa. Unipost pedía pagar en 2018 el 60% pendiente de la extra de verano del año pasado y el 100% de la de Navidad, y también ha intentado pactar el pago fraccionado de las nóminas, algo que no ha conseguido pero que está aplicando igualmente.

Retrasos: Unipost lleva meses pagando las nóminas tarde y por partes, pero va a peor

El grupo postal privado lleva meses fraccionando el sueldo de sus empleados, pagando la mitad el día 5 de mes y el resto hacia el día 15. Pero últimamente está incluso incumpliendo sus propios plazos. El pasado 5 de abril sólo pagó un 25% de la nómina de marzo, y el diez otro 25%.

El argumento de la empresa para pagar los sueldos de esta forma es de viabilidad. Asegura que no tiene liquidez para hacer un solo pago y que, si tiene que pagar de golpe las extras que debe, corre el riesgo de caer en concurso, lo que da la razón al juez de la Audiencia Nacional que ha afeado a Unipost.

Viabilidad: Unipost se juega 3 millones con las pagas extra, y está contra las cuerdas

Como explicó Economía Digital, la decisión de la Audiencia de no conceder el retraso del pago de las extra, que está recurrida al Tribunal Supremo, puede costar más de tres millones a los Raventós, y supone una seria dificultad para su viabilidad.

La compañía sigue con el reto de conseguir nueva financiación, aunque los bancos no están por la labor, o nuevos clientes para mejorar su precaria situación económica, de momento con poco éxito. Por lo menos ha conseguido firmar un nuevo contrato con Correos, que le permite tener mejores condiciones de acceso a la red de franqueo y reparto de la empresa pública.