El presidente de Volkswagen, Matthias Müller. EFE

VW lanza ahora una campaña a favor del diésel

stop

Volkswagen, el mayor fabricante de Europa, se olvida del ‘dieselgate’ y de su estrategia a favor del coche eléctrico

Barcelona, 02 de mayo de 2017 (14:12 CET)

En medio de una apuesta generalizada del sector del automóvil por el coche eléctrico, uno de los gigantes del sector se ha desmarcado ahora por una apuesta por el diésel, que la mayoría dan por muerto a medio plazo. Y esta compañía no es otra que la protagonista del mayor escándalo de contaminación de estos motores, el dieselgate.

El grupo alemán Volkswagen quiere lanzar, con otros fabricantes, una campaña a favor del diésel, que es “parte de la solución” para reducir los objetivos de emisiones de CO2. Así lo aseguró su presidente, Matthias Müller, en una entrevista en la revista Automobilwoche. El directivo que tomó las riendas de VW tras estallar el fraude de los diésel subrayó que la gente tiene que conocer las ventajas de estos motores, por lo que estudian iniciar una campaña.

Estas declaraciones contradicen totalmente la línea estratégica y comunicativa lanzada por Volkswagen como reacción al dieselgate, que estalló en septiembre de 2015. Desde entonces, VW y Müller han repetido que su apuesta estratégica son el coche eléctrico y las energías limpias, y han anunciado campañas milmillonarias a favor de estas tecnologías. Pero con el fraude cada vez más olvidado, vuelven a hablar de diésel.

El presidente de Volkswagen asegura que el diésel es parte de la solución

"El diésel tiene que pelear en estos momentos contra una gran oposición tanto en la opinión pública, como del lado político. En nuestra opinión, el diésel moderno es parte de la solución, no del problema", aseguró Müller. Por ello, el presidente de VW considera problemática la prohibición general de vehículos diésel en los centros de las ciudades.

Müller recordó que el presidente del Estado federado de Baden-Württemberg, el verde Winfried Kretschmann, está a favor de equipar a los motores diésel de la forma necesaria para no tener que prohibirlos a partir de 2018 en la ciudad de Stuttgart, como se había previsto. Oslo prohibió a comienzos de este año la circulación de vehículos diésel. En España, Madrid y Barcelona han iniciado prohibiciones puntuales de algunos coches diésel.

Once millones de coches afectados

Volkswagen, el mayor fabricante automovilístico de Europa, reconoció en septiembre de 2015 haber manipulado los motores diésel con un software para falsear las emisiones de óxidos de nitrógeno. Once millones de vehículos diésel, que tienen un motor del tipo EA 189, están afectados por la manipulación de las emisiones de gases contaminantes.

Posteriormente también admitió que manipuló las emisiones de dióxido de carbono en 800.000 vehículos. Volkswagen todavía no ha terminado de reparar todos los coches afectados en Europa.