Javier Moll, editor de Prensa Ibérica, al frente de la antigua AEDE, la patronal de la prensa, rebautizada como Asociación de Medios de Información. AMI

Comprar Zeta… o la jugada maestra del magnate de la prensa regional

stop

Prensa Ibérica, propiedad de Javier Moll, presidente de la patronal de la prensa, anhela la compra de Grupo Zeta para rivalizar con los grandes grupos

Xavier Alegret

Javier Moll, editor de Prensa Ibérica, al frente de la antigua AEDE, la patronal de la prensa, rebautizada como Asociación de Medios de Información. AMI

Barcelona, 18 de junio de 2017 (06:55 CET)

Javier Moll es menos conocido que los Cebrián, Lara, Godó, Asensio o Pedro J, pero este propietario de 16 periódicos españoles, y del australiano The Adelaide Review, se acaba de erigir como el nuevo presidente de la patronal española de la prensa y tiene un plan para hacerse un hueco entre los magnates del sector en España: comprar Grupo Zeta, una operación que consolidaría a Prensa Ibérica como líder absoluto de la prensa regional, le metería entre los grandes medios españoles con el control de El Periódico de Catalunya y le llevaría a disputar con Prisa el liderazgo en difusión de diarios de información general.

Grupo Zeta, propiedad de Antonio Asensio Mosbah, se encuentra en una situación complicada, como ha ido narrando este medio. Lleva seis meses de negociaciones con la banca para renegociar un crédito de casi 100 millones, que le dé algo de oxígeno y le ayude a financiar su reestructuración y su transformación digital. Las negociaciones han tenido altibajos y ahora se han enrarecido con la llegada de algunas muestras de interés.

La más sólida de estas muestras de interés es la de Prensa Ibérica, que ya intentó comprar Zeta en 2014. Pero, como hace tres años, Moll pediría una quita de la deuda –de hasta el 80%, según El Confidencial–. Fuentes financieras explicaron que, por ahora, no están negociando quitas, y fuentes de Grupo Zeta calificaron de rumores el interés de Prensa Ibérica. Aseguraron que Zeta no está en venta aunque matizaron que “si llega una buena oferta, se estudiaría”. Prensa Ibérica no respondió a las llamadas de Economía Digital.

No obstante, otras fuentes consultadas por este medio no negaron la posible operación, en concreto el hecho de que Moll lo vuelva a intentar, ya que tendría todo el sentido para Prensa Ibérica… e incluso para Asensio. La posición oficial de Zeta es que el grupo no está en venda –solo está abierta la venta de activos y medios no rentables, por orden de los bancos–, pero es vox pópuli que Asensio Mosbah, al contrario que su padre, tiene poco interés en la prensa. La ve como un negocio, y si los números no cuadran… El proyecto verdaderamente suyo es el audiovisual, que desarrolla con Zeta Producciones.

Fuentes de Zeta aseguran que el grupo no está en venta, pero si hay una buena oferta, la estudiarán

La compra de Zeta sería un gran salto para Prensa Ibérica. El grupo catalán tiene varios medios regionales, sin prácticamente competencia con los que controla Moll, por lo que Prensa Ibérica extendería su mancha de aceite por las ciudades españolas, pasando a controlar la difusión de 300.000 periódicos regionales cada día, un tercio del mercado, además de situarse entre los grandes de la prensa deportiva, con Sport, y de las revistas, con Woman, Tiempo e Interviú, que aunque no sea rentable, es un referente.

Prensa Ibérica es una empresa 100% familiar, cuyos socios son Javier Moll y su esposa. Sus medios más importantes son La Nueva España, líder en Asturias, El Faro de Vigo y Levante. Pero también controla Diari de Mallorca, La Provincia, La Opinión –que se publica con ediciones para varias ciudades– o Diari de Girona, además del deportivo Superdeporte y Estadio Deportivo.

Por su parte, Grupo Zeta, además de El Periódico de Catalunya, también es propietario de El Periódico de Aragón, El Periódico de Extremadura, Mediterráneo, Córdoba y La Crónica de Badajoz. Las únicas duplicidades entre ambos grupos se encuentran en la Comunidad Valenciana. En prensa deportiva, Sport es uno de los cuatro grandes periódicos españoles, y uno de los dos de referencia de información del FC Barcelona.

Prensa Ibérica y Zeta suman una difusión diaria de 300.000 periódicos de información general

Cada día se venden más de dos millones de periódicos de información general en España, según OJD, cifra que se reduce cada año. De estos, unos 900.000 son prensa regional, entendiendo como tal medios que sólo se venden en una ciudad, provincia o comunidad autónoma. Los de tirada nacional son El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia y La Razón. El más leído –tras el deportivo Marca– es El País.

Prensa Ibérica controla una difusión de unos 160.000 diarios, sin contar sus deportivos. Esto es casi un 20% de la prensa regional. Zeta unos 125.000, también sin contar Sport. Con la suma de los dos, imprimirían casi 300.000 diarios regionales, un tercio del mercado, y disputarían a Prisa el liderazgo en prensa generalista. Sumando deportivos, se situaría como tercer grupo tras Prisa y Unidad Editorial.

Zeta y Prensa Ibérica, grupos similares y mucha deuda

Quizá el punto débil de la operación es el financiero. Comparando Prensa Ibérica y Zeta, son dos grupos con una facturación similar, alrededor de los 190 millones de euros, y pocos beneficios. De hecho, Prensa Ibérica volvió a ganar dinero en 2014 y Zeta en 2015, pero con márgenes muy estrechos. Y la deuda que arrastra Zeta es muy pesada. Por ello, el interés de Javier Moll empieza por una quita de buena parte de la deuda de casi 100 millones del grupo catalán.

La operación es compleja a nivel de números, y supondría un gran esfuerzo para Prensa Ibérica. Pero es una gran oportunidad para su propietario. Tras agotar su mandato como presidente del Instituto de la Empresa Familiar en 2016, hace un mes Javier Moll se erigió como nuevo presidente de la antigua Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), que han rebautizado como Asociación de Medios de Información (AMI) para abrirse a la prensa digital. Comprar Zeta le permitiría competir de tú a tú con los grandes grupos y poder mirar a la cara a sus compañeros de junta de la patronal de la prensa.