Las hemerotecas sitúan en Agrolimen una de las primeras huellas de la presencia de la Banca Rothschild en Cataluña. Asesorados por el banco de inversión, los dueños de Agrolimen, los hermanos Lluís y Artur Carulla, vendieron su filial Joyco al grupo norteamericano de chicles Wrigley. Joyco estaba valorada entonces en torno a los cien millones de euros. Contaba con implantación en China y los norteamericanos, muy interesados en poner un pie en el gran mercado asiático, estaban dispuestos a pagar una prima por aquella conquista. El precio final casi triplicó...