Noticia Extendida  (content)
Noticia Extendida  (content)

Un fraude piramidal sacude a grandes fortunas de BCN y Madrid

La regularización fiscal del Gobierno aflora una trama al estilo Madoff organizada por un barcelonés antiguo empleado del banco suizo Vontobel

Por Xavier Salvador
27/11/2012 20:06
Enviar Imprimir Leer más tarde Enviar Corrección
A+   A-
El protagonista y epicentro de la historia del Madoff a la catalana es Carlos Arbó, un barcelonés descendiente de una de las buenas familias de la ciudad. Hasta hace unos meses prestaba sus servicios para Vontobel, uno de los bancos suizos más prestigiosos y especialista en la administración de grandes fortunas y patrimonios. La regularización fiscal impulsada por el Gobierno del PP ha sido la espoleta que ha permitido conocer el alcance del fraude. Varias fuentes conocedoras de lo acontecido sitúan la presunta estafa en alrededor de los 300 millones de euros.

En síntesis, según ha podido conocer Economía Digital, Arbó era el encargado de administrar los fondos que recibía con encargo de custodia bancaria de algunas de las grandes fortunas catalanas. Muchos de ellos le habían concedido apoderamientos especiales para gestionar e invertir los recursos desde Voltoben. El origen de ese capital era, en la gran mayoría de los casos, opaco a la Hacienda española, según explica uno de los afectados bajo condición de anonimato.

La amnistía fiscal

Tras la promulgación de la amnistía fiscal aprobada por el Ejecutivo español, alguna de las grandes fortunas había decidido regularizar su situación con Hacienda y repatriar los fondos. Su sorpresa ha resultado mayúscula al ver que los saldos reales en Voltoben eran entre un 20% y un 30% del capital desembolsado en primer lugar.

Arbó era un acaudalado directivo, heredero de un grupo empresarial con raigambre. Está casado con María José Castellví (descendiente de otra de las grandes fortunas de la capital catalana nacida del negocio constructor). Los afectados consideran que no habría sustraído los fondos. Al contrario, la coincidencia de varios de los estafados se sitúa en que la depreciación de ese capital se ha producido por la realización de inversiones en productos de alto riesgo. No sólo se han perdido los supuestos intereses, sino también el principal.

Documentación falseada

Los clientes recibían del propio Arbó, según confiesan, certificados que acreditaban que las inversiones elevaban su rentabilidad a ritmos de entre el 5% y el 10%. Esas certificaciones, según han comprobado después, al intentar regularizar sus fondos, eran falsas. “Todo radica en la propia naturaleza del asunto, por tratarse de capitales opacos todas las comunicaciones no incluían ningún tipo de membrete del banco ni contrato oficial”, señala uno de los estafados.

Arbó se halla en paradero desconocido. Economía Digital no ha podido obtener tampoco ninguna respuesta de la sede central de Vontobel en Suiza. Desde sus oficinas de Madrid aseguran no tener conocimiento de la operativa, puesto que la filial española sólo se dedica a la gestión de activos y no a banca privada. Sin embargo, un 60% de los afectados son antiguos clientes de Arbó con domicilio en la capital española.

Sin denuncias

Por cómo se han producido los hechos, ninguno de los afectados ha presentado denuncia alguna ante la policía o los jueces. Fuentes conocedoras de lo acontecido recuerdan que los principales clientes se encuentran entre sus amistades y personas más cercanas, con inclusión de la propia familia de Arbó. Habitual de los lugares más exclusivos de veraneo de la alta sociedad barcelonesa, especialmente las Baleares, amante de los productos de lujo y ejecutivo a caballo entre España y Suiza, Arbó mantenía en su círculo de relaciones a notables empresarios y hombre de negocio como los hermanos Mestre, Josep Maria Catá, Ramón Miquel, Josep Maria Puig y hasta Macià Alavedra, entre otros.
comments powered by Disqus
Noticia Extendida  (content)
Noticia Extendida  (content)
OPINIÓN
Finanzas paginas interiores