Noticia Extendida  (content)
Noticia Extendida  (content)

El juez Ruz tiene en sus manos el futuro de cuatro grandes accionistas de Pescanova

Anticorrupción pide una pena de 14 años de prisión y multa de 117,9 millones para Demetrio Carceller, segundo accionista de la pesquera
Por Cristina Díaz
03/10/2013 22:14
Enviar Imprimir Leer más tarde Enviar Corrección
A+   A-
Al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz se le acumula el trabajo con las distintas causas abiertas contra accionistas significativos de Pescanova. Este jueves, la Fiscalía Especial contra la Corrupción asestó un duro golpe a la familia Carceller, propietaria de la cervecera Damm y segunda accionista de la pesquera gallega, inmersa en concurso de acreedores y con un agujero patrimonial de 1.600 millones de euros.

Anticorrupción pide una condena ejemplar. En un escrito remitido a la Audiencia Nacional detalla el entramado de sociedades y operaciones que, supuestamente, Demetrio Carceller Coll, padre del actual presidente de Damm, usó durante años para defraudar a la Agencia Tributaria.

Catorce años de cárcel y dos de inhabilitación


El Ministerio fiscal ve a Carceller Arce como “colaborador necesario” junto con el hombre de confianza de su progenitor, José Luis Serrano, y el abogado Gabriel Ignacio Petrus.

Para Carceller Arce, al que acusa de cuatro delitos contra la Hacienda Pública, pide una multa de 119,7 millones de euros, una pena de prisión de 14 años y “la inhabilitación especial para el ejercicio de su profesión por un plazo de dos años”. Las acusaciones que pesan contra él van desde el blanqueo de capitales hasta el fraude, ya que no habría pagado lo que le correspondía por los impuestos de IRPF e IP entre 2007 y 2013.

Investigación en Pescanova

La petición de Anticorrupción llama la atención no sólo por lo abultado de la pena, sino por que, de nuevo, un accionista significativo de Pescanova se ve envuelto en una operación judicial. Además de Carceller, tres de los grandes inversores de la multinacional gallega están siendo investigados por la Audiencia Nacional. Se trata del ex presidente, Manuel Fernández de Sousa, y los ex consejeros Alfonso Paz-Andrade y José Antonio Pérez-Nievas.

La realidad es que los dueños del 20% de las acciones de Pescanova se encuentran involucrados en causas judiciales.

El juez Ruz también es el encargado de dirigir la investigación que analiza las diversas irregularidades que rodean a Pescanova y que la abocaron a la quiebra técnica. Hace justamente un mes, el magistrado hizo público un auto por el que impuso 1.200 millones de fianza a diez altos cargos de la compañía y seis sociedadades como responsabilidad civil para hacer frente ante una posible condena. De estos 1.200 millones, 664 deben ser abonados por Fernández de Sousa y su familia. La alternativa es el embargo de sus bienes.

Sousa, Paz-Andrade y Pérez-Nievas

Al empresario gallego, primer accionista de Pescanova con un 7,4% del grupo, se le imputan delitos de falseamiento de cuentas, falseamiento de información económica, uso de información relevante, estafa y falsificación de facturas.

Aunque las investigaciones abiertas en Pescanova no han tocado nunca a Carceller, Sousa no es, ni de lejos el único imputado. En el mismo auto, Ruz también impuso una fianza de 125 millones y otra de 54,7 millones respectivamente, a Alfonso Paz-Andrade y José Antonio Pérez-Nievas (Iberfomento). Ambos son grandes accionistas de la compañía, con un 3,036% y un 3,39% del capital social. Se les acusa de vender parte de sus acciones las semanas previas a que sobreviniera la crisis de la pesquera, haciendo uso de información relevante.

No obstante, en el caso del consejero Pérez Nievas, el pasado 26 de septiembre Ruz emitió un auto en el que lo exime del delito de estafa. El magistrado rebajó la fianza de los 54 millones hasta 1,85 millones, si bien mantiene su imputación por uso de información relevante.

Carceller 'buscaba un cambio'

Desde el inicio de los problemas de Pescanova, el hecho de que tanto las investigaciones judiciales en curso, como las de la CNMV, y las de los auditores Deloitte y KPMG señalaran a Sousa Faro como uno de los principales responsables de la situación de la pesquera, fue aprovechado por Carceller. “El señor de Pescanova nos salió rana”, llegó a decir.

El empresario catalán, propuso el pasado septiembre ante la junta de accionistas de la pesquera un nuevo consejo de administración presidido por el ex banquero Juan Manuel Urgoiti para liderar el grupo. Era necesario, repetían fuentes de Damm, apartar de los órganos de decisión a los responsables de la situación patrimonial del grupo de congelados.

La candidatura de Damm ganó por goleada en la junta de accionistas. Carceller colocó a Urgoiti al frente y mantuvo a su hermano José como consejero.

No obstante, ahora, mientras Fernández de Sousa apura los días que le quedan antes de ir a declarar ante el juez Ruz, el próximo 15 de octubre, Carceller se enfrenta a Anticorrupción.
comments powered by Disqus
Noticia Extendida  (content)
Noticia Extendida  (content)
No es imposible que a las confusas propensiones de parte de la sociedad catalana se sume ahora la confluencia ...
La Barcelona prevacacional permanece todavía conmocionada por los cambios recientes que se han producido en la...
La empresa Montefibre Hispania, fabricante de fibras acrílicas, perdió el pasado año la friolera de 21,4 millo...
Finanzas paginas interiores