Caixabank tiene al fin vía libre en Portugal

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank / EFE

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank / EFE

La junta de accionistas de BPI aprueba eliminar el blindaje de los derechos de voto, con lo que el banco español podrá tirar hacia adelante su opa

Xavier Alegret

Barcelona 21/09/2016 12:51 horas

Caixabank empieza a ver la luz al final del túnel de su viacrucis portugués. Este miércoles, por fin, tras la suspensión de las dos juntas de accionistas anteriores, el banco luso BPI ha aprobado levantar el blindaje de los derechos de voto, gran escollo para que Caixabank tomara el control del banco luso. Con esta decisión, la opa del banco español saldrá finalmente adelante.  

Tras la suspensión de la junta de hace dos semanas, se esperaba que este miércoles, de nuevo reunidos los accionistas de forma extraordinaria, decidieran por fin sobre los límites de voto. El accionista que se oponía, Tiago Violas Ferreira, anunció este fin de semana a la prensa portuguesa que no iba a poner más trabas a la opa de Caixabank, y así ha sido.  

La junta ha aprobado, con cerca del 90% de votos a favor –necesitaban dos tercios–, eliminar los límites de voto. Hasta ahora, ningún accionista podía votar por más del 20%, lo que bloqueaba la toma de control del banco español, primer accionista con el 45% del capital. Por ello, cuando Caixabank anunció el lanzamiento de una opa por el 100% de BPI, puso como condición que se eliminaran dichos blindajes.
 
Este trámite se le ha atragantado a BPI. Uno de sus accionistas, Tiago Violas Ferreira, que tiene un 2,6% de la entidad, vetó la votación, por lo que se suspendieron las juntas del 22 de julio y del 6 de septiembre. Este miércoles, sin embargo, la votación ha prosperado, con la abstención del segundo accionista, Isabel dos Santos, pero el apoyo mayoritario del resto de accionistas.

Ahora en portada

Siguientes artículos