La presentación de la Renta 2016 durará hasta el 30 de junio. / EFE

Cómo corregir los errores en la declaración de la renta

stop

Es muy posible que se produzcan errores cuando se realiza la declaración tributaria. Pero el procedimiento de rectificación varía según el resultado

Barcelona, 15 de abril de 2017 (11:55 CET)

Quizás sea por las prisas por contar con la devolución o por presentarlo sin ayuda de un gestor o contable, pero es muy frecuente que se cometan errores cuando se realiza la declaración de la renta.

En varias ocasiones el contribuyente descubre que faltan apuntar ingresos, o que no se han aplicado todas las deducciones, o que estas se consignaron de manera errónea.

Si es que se está dentro del plazo de la presentación, que vence el 30 de junio de este año, se puede reparar el error fácilmente. Pero depende del tipo de rectificación hay que resolverlo de una forma determinada. La clave es elaborar una declaración complementaria siempre que el resultado de la declaración final sea una devolución de un importe inferior a la original o con una cuota mayor a pagar.

Las correcciones que benefician al contribuyente

Si es que se ha presentado la declaración pero falta algún punto que puede favorecer al contribuyente –como una menor cuota a pagar o una mayor cuota a devolver- hay que presentar una solicitud de devolución de ingresos indebidos, basada en la declaración original presentada previamente, y acompañada de la corrección.

Si se presentan antes del 30 de junio, las correcciones se realizan fácilmente

Pero no se debe presentar una declaración complementaria si el resultado de la segunda declaración favorece al contribuyente. Para ello, se debe presentar un escrito a la oficina que corresponda de Hacienda solicitando corregir la primera declaración, precisando el origen del error y adjuntando una declaración correcta con el escrito.

Si las correcciones benefician a Hacienda

Si el resultado de la declaración corregida resulta en una cantidad a devolver inferior a la inicial o una mayor cuota a pagar, se puede presentar una declaración complementaria. Depende del tipo de error se pueden presentar cuatro tipo de rectificaciones:

1. Una declaración complementaria justificada en los atrasos de los rendimientos del trabajo o en el supuesto de pérdida de la condición de contribuyente por cambio de residencia, lo que está precisado en el artículo 14.3 de la Ley del Impuesto.

Si el nuevo resultado beneficia a Hacienda hay cuatro tipos de rectificaciones

2. Una declaración complementaria motivada por algún supuesto especial, motivada con posterioridad a la presentación originaria del ejercicio anterior.

3. Una declaración complementaria con una cantidad a devolver inferior a la solicitada en la declaración anterior, si es que esta no ha sido todavía efectuada.

4. Una declaración complementaria en otros supuestos distintos a los anteriores.

En cualquiera de los casos, se debe elaborar una declaración con todos los datos anteriores presentados en la primera declaración, y a su vez, aplicar la cuota efectiva a pagar respecto la primera declaración si ya se ha aplicado la devolución o si la cantidad a pagar es mayor.

De todas maneras, para evitar dolores de cabeza o, peor, recibir sanciones por parte el organismo tributario, se sugiere que un experto tome las riendas de la declaración y corrija todos los errores posibles.