El IBEX está compuesto por 35 valores, aunque hay muchas diferencias entre los grandes y el resto. EFE/ED/archivo

Por qué sobran compañías en el IBEX

stop

El IBEX 35, el índice de referencia de la bolsa española, concentra casi la mitad de su valoración en cuatro valores

Xavier Alegret

El IBEX está compuesto por 35 valores, aunque hay muchas diferencias entre los grandes y el resto. EFE/ED/archivo

Barcelona, 11 de junio de 2017 (06:55 CET)

El IBEX tiene desde el jueves 34 valores, tras la exclusión del Popular, comprado por el Santander. El día 19 vuelve a la normalidad con la entrada de Colonial, con lo que España volverá a tener a las 35 mayores cotizadas en el mismo índice. Un índice de referencia cuestionado por parte del mercado por las grandes diferencias entre los grandes valores y el resto, por no reflejar la realidad de la bolsa española y por la arbitrariedad que parece tener a la hora de escoger los valores que entran y que salen.

¿Está el IBEX sobredimensionado? ¿Hay demasiadas compañías? El bróker independiente Lluís Benguerel no tiene dudas: “Está clarísimo. Con cuatro valores mueves el mercado, por lo que no es un índice real, no necesitas mover al resto para mover el mercado”. Por ello, puede generar la sensación de que la economía y la bolsa van bien cuando solo los grandes valores evolucionan positivamente.

Marc Ribes, de Blackbird, coincide en que “no refleja la economía real, sino solo la de las grandes multinacionales”. Es por eso que “es un índice muy poco fiable, ya que con pocos valores lo mueves”. Ribes admite que hay mucha diferencia entre las mayores compañías y el resto, pero no lo ve un problema si los inversores saben dónde y a qué juegan. Benguerel es mucho más duro: “Los inversores internacionales solo miran diez valores”.

¿Hay demasiada diferencia entre las empresas del IBEX? Inditex es la mayor cotizada de la historia de la bolsa española, con un valor de 113.000 millones de euros. El Santander capitaliza 88.000 millones y Telefónica y BBVA, unos 50.000 millones. Al otro lado de la balanza, encontramos once valores que no llegan a los 5.000 millones, y siete más que no llegan a los 10.000 millones. Por lo tanto, medio IBEX no alcanza la cota de los 10.000.

Inditex supera los 100.000 millones y Santander casi 90.000, mientras medio IBEX no llega a los 10.000 millones  

Si nos fijamos en las bolsas europeas comparables a la española, París y Milán, también hay diferencias, pero no son tan grandes. Tanto el MIB como el CAC tienen 40 valores en vez de 35. La bolsa italiana tiene más valores que la española por debajo de los 10.000 millones, más de veinte, pero solo uno supera los 50.000, por lo que hay más igualdad. En Francia sí que hay gigantes como Inditex, en concreto dos, LVMH y Total, pero el tamaño de las compañías es, en general, más grande: no hay en el CAC valores con una capitalización de menos de 10.000 millones.

¿Qué implica tanta diferencia entre compañías? Como dicen los analistas consultados, pocos valores mueven el mercado. Si miramos las ponderaciones –el peso que tiene cada valor del IBEX a la hora de configurar el índice–, solo cuatro compañías suponen casi la mitad del peso total de las 35 compañías, mientras una docena de empresas no llegan al 1%.

Entre Inditex, Santander, Telefónica e Iberdrola ponderan más de 45% del total. La ponderación depende tanto de la capitalización como del free flow de cada compañía. Es decir que estas diferencias serían todavía más altas si Amancio Ortega no controlara el 59% de Inditex y sacara una participación mayor a bolsa.

A la práctica supone que si los grandes valores suben, pueden poner al IBEX en verde pese a que sea una mala jornada en bolsa, o si bajan, pueden contagiar al resto. “Para que fuera un índice serio, las compañías tendrían que ponderar de manera más homogénea”, opina Benguerel.

El diagnóstico es que faltan grandes compañías en España, por lo que un IBEX más reducido sería más real

¿Por qué hay tantas diferencias? Hay un problema claro, y es de volumen. No hay tantas grandes empresas cotizadas en España. “En el resto de bolsas europeas hay compañías más grandes y mayor diversificación”, insiste el bróker, que culpa de la situación del IBEX la concentración de las grandes compañías. “Al principio tenía sentido. Tenías el Central Hispano, Unión Fenosa, Agbar… No había ningún gigante pero estaba más igualado y más diversificado”. Ahora la solución pasaría por reducirlo e igualar algo más las ponderaciones.

¿Quién forma parte del IBEX? Otro problema del IBEX es que hay algunas empresas que viven en el ascensor. Es decir, que entran y salen del índice. Viscofan, por ejemplo, entró, salió, volvió a entrar y ahora aparecía en las quinielas de los que podían salir para dejar espacio a Colonial. Finalmente, el rescate del Popular le ha dejado hueco al Colonial sin necesidad de que hubiera otros cambios. Otras compañías, como Red Eléctrica, Indra, Meliá, FCC u OHL también viven mirando a la frontera entre el continuo y el IBEX.

Quien elige a los 35 miembros del principal índice de la bolsa española es un comité independiente ajeno a la CNMV y a BME, y con criterios a veces discutibles. Hay un nivel mínimo de negociación, pero algunas compañías no lo cumplen y entran en el IBEX o siguen en él. Eso provoca que cada seis meses, cuando se reúne dicho comité, corran las quinielas de quién entra y quién sale. Otro síntoma de que algo no funciona en el índice español de referencia.