stop

Según el sindicato de Técnicos de Hacienda, uno de cada tres asalariados gana menos de los 707 euros del Salario Mínimo Interprofesional

Economía Digital con información de EFE

La gastronomía es uno de los sectores que emplean a más personal, aunque sus salarios apenas superan los 1.000 euros.

Barcelona, 30 de abril de 2017 (18:55 CET)

Hace una década, ser mileurista (o sea, ganar 1.000 euros) era un sinónimo de precariedad e injusticia laboral. Tras haber pasado lo peor de la crisis, cientos de miles de trabajadores desearían poder llegar, al menos, a tocar ese límite.

Según un informe del sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), el 47% de los trabajadores en España cobran menos de 1.000 al mes, lo que es la proporción más alta desde que empezó la crisis. Este estudio también alerta de que, sin contar con otros ingresos familiares, casi seis millones de asalariados (un 34,4 %) podrían encontrarse en riesgo de pobreza, al percibir un sueldo por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI); que para este año se ha fijado en 707,7 euros mensuales.

La recuperación económica no llegó para todos

"La mejoría de la actividad económica y de los beneficios empresariales en 2014 y 2015 no se trasladó a los salarios más precarios", precisa Gestha. En su análisis precisa que en los últimos ocho años ha aumentado el porcentaje de trabajadores que no llegan a ser mileuristas: del 39,9% del total en 2007, se ubicaba en el 47% en 2015, año de la última estadística disponible.

Pero como suele suceder en estos casos, también aumenta la desigualdad: el número de asalariados con remuneraciones más altas ha aumentado a 136.502 personas. A modo de comparación entre el estamento superior e inferior de la pirámide de las retribuciones, Gestha compara que estos últimos ganan tanto dinero como los 5.754.174 de trabajadores con sueldos más bajos. En porcentajes, el desequilibrio salarial ha aumentado un 3,8%.