La minera de Corcoesto llegó a 2012 con recursos 100 veces inferiores a la inversión anunciada

El fondo de maniobra de la sociedad era negativo en 3,3 millones, y sus recursos propios ascendían a 868.000 euros para asumir un proyecto de más de 100 millones

X. R. Moscoso

10/07/2013 23:50 horas

Toda alarma es poca cuando la Xunta exige multiplicar nada menos que por 60 los fondos propios (básicamente, capital y reservas) a una compañía para recibir una autorización como la de la polémica mina de oro de Corcoesto. Así lo advirtió este miércoles el conselleiro de Economía, Francisco Conde, para justificar que su departamento haya optado por tumbar el proyecto tal y como está ahora, por falta de solvencia y otras cuestiones técnicas. Básicamente, la Xunta exige que se justifique y acredite a través de esos recursos propios (sin financiación bancaria), que la compañía puede acometer el 25% de la inversión total anunciada, unos 135 millones de dólares, más de 100 millones de euros.

Y mucho ha cambiado en el último año la situación financiera de la sociedad limitada Mineira de Corcoesto (filial al 100% de la canadiense Edgewater) o la situación puede devenir en irreversible para poder afrontar los requisitos que plantea la Administración gallega. Porque, según el propio balance de la compañía presentado en el Registro Mercantil de A Coruña, Mineira de Corcoesto contaba con unos recursos propios al cierre de 2011 de apenas 868.546 euros, frente a los exiguos 149.590 euros un año antes.

La compañía, ese año, dio beneficios, como apuntó Economía Digital, pero debido a un efecto contable derivado de cambios en la valoración de las provisiones que tuvo realizar, previo informe, para el sellado de una mina que tiene en Asturias. Ese beneficio se situó en algo más de 700.000 euros. La compañía tuvo que asumir resultados negativos de 1,1 millón de euros de ejercicios anteriores.

Desequilibrio financiero


Pero a la Administración gallega le interesa mucho más el balance que la cuenta de resultados de un año de Mineira de Corcoesto SL. Es decir, su situación patrimonial, y cómo va a hacer frente a tamaña inversión. Y de ese balance (activo frente a pasivo) se desprende que la compañía tiene un abultado fondo de maniobra negativo, lo que en situación normal puede devenir en una quiebra técnica.

Por lo general, el fondo de maniobra es la vara que mide la liquidez de una compañía, el principal indicador sobre la capacidad de solvencia, es decir, si la empresa tiene recursos suficientes para hacer frente a los pagos más inmediatos. El equilibrio financiero viene definido por la posibilidad de dar respuesta a las deudas exigibles con la liquidez de los activos. Para ello se comparan activo corriente y pasivo corriente.

Balance descompensado

En el caso de la Mineira de Corcoesto, el cálculo del fondo de maniobra a partir de su balance (activo corriente menos pasivo corriente) registra un saldo negativo de 3,3 millones de euros, fruto de un activo corriente de 790.171 euros para hacer frente a un pasivo exigible a corto de 4,1 millones de euros. Con la excepción compañías que generan liquidez inmediata por su propio negocio, y pagan a 90 o 180 días a sus proveedores, como puede ser el caso de las empresas de distribución, lo recomendable en las escuelas de negocios es cuidar ese fondo de maniobra, para que siempre sea positivo.
No es este el caso.

Tampoco hay constancia en el Registro Mercantil de que la compañía hubiera realizado durante el año pasado ampliación de capital alguna, para modificar su estructura patrimonial y, a la vez, para reforzar sus fondos propios.

Ahora en portada

Siguientes artículos