Cementos Cosmos, expedientada por obrar sin licencia en su mina gallega

Mina de Vilavella en Triacastela | Salvemos Cabana

Mina de Vilavella en Triacastela | Salvemos Cabana

Salvemos Cabana destapa que la cementera recibió la autorización para explotar la cantera de Vilavella contra la opinión del Comité Asesor do Camiño de Santiago

R. Rodríguez

10/08/2014 18:19 horas

A Cementos Cosmos le crecen los enanos. En su planta de El Bierzo pelea contra una gran actividad de grupos ecologistas que acabaron por tumbar en los tribunales su proyecto de incineración de residuos en Toral de los Vados, ahora pendiente de un recurso en el Supremo. En Galicia, lidió primero con los vecinos de Sarria y los trabajadores de Oural, después de aplicar un ERE que dejó prácticamente paralizada la planta. Y ahora se las ve también con colectivos ecologistas, tras recibir recientemente permiso del Ayuntamiento de Triacastela para explotar la cantera de Vilavella, situada sobre el santuario rupestre de Cova de Eirós,

Salvemos Cabana ha destapado que esta autorización se tramitó con la opinión en contra del Comité Asesor do Camiño de Santiago, un órgano consultivo adscrito a la Consellería de Cultura que vela por la integridad de la ruta Xacobea, aunque sus resoluciones no son vinculantes. En un informe que consta en el expediente de autorización, según señala el colectivo ecologista, el organismo rechaza que prosiga la actividad minera en Triacastela, debido a su impacto visual “en un considerable tramo del Camino Francés”. “No deberían llevarse a cabo labores de explotación minera en terrenos incluidos en el ámbito de protección del territorio histórico (…) por considerarse incompatibles con la conservación de los valores culturales del Camino de Santiago”, dice el informe del comité asesor.

Expediente sancionador


Cosmos informó hace poco más de una semana de la reanudación de los trabajos en la cantera tras la obtención del permiso municipal. Es una pieza clave para la cementera por la calidad de su caliza. Con el reinicio de la expotación, anunciaba la compañía del gigante brasileño Votorantim, retomaría durante un mes la actividad en Oural, el periodo comprometido durante la negociación del ERE.

En el expediente que lo autorizó a explotar la mina gallega, incluía también una advertencia de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil. Hacía referencia a un expediente sancionador abierto contra la cementera en 2012 por “la ejecución, sin contar con la preceptiva autorización de este organismo de cuenca, de obras en la cantera situada sobre la Cova de Eirós, consistiendo en un ensanche y recrecido de un camino en la zona del río Teixido”. En la documentación que aporta Salvemos Cabana, la Confederación Hidrográfica alerta a Cosmos de que “tendrá que dar respuesta adecuada a dicho expediente, reparando los daños y procediendo a la legalización de las obras efectuadas”.

Ahora en portada

Siguientes artículos