Ada Colau con Evelio Vázquez, jefe de la Guardia Urbana de Barcelona. / EFE

El fichero de Colau con datos íntimos de la Guàrdia Urbana deberá esperar

stop

Colau deberá esperar a que se pronuncie la Agencia Catalana de Protección de Datos

19 de abril de 2017 (17:23 CET)

La oposición ha forzado a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, a aplazar la activación del fichero con datos sensibles de agentes de la Guàrdia Urbana. Para evitar quedar en minoría, el equipo de gobierno municipal ha aceptado transaccionar una proposición del grupo de CiU, a la que también se ha añadido ERC, para posponer la creación del polémico fichero hasta que se pronuncie la Agencia Catalana de Protección de Datos (ACPD).

En la comisión municipal de presidencia de este miércoles, Colau ha salvado la creación del fichero policial, pero deberá elaborarse con todas las garantías legales. En este fichero se recopilarán datos personales de agentes sometidos a investigaciones internas. Tal como se redactó el decreto, el equipo de gobierno incluso pretendía incluir datos que afecten a la condición política, ideológica, religiosa o sexual de los agentes. Los sindicatos del cuerpo han presentado denuncias ante los organismos de protección de datos y los tribunales de justicia.

Guardia Urbana: la oposición fuerza a Colau a redefinir el fichero de policías investigados

Amadeu Recasens, comisionado de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, argumentó que otros cuerpos policiales disponen de ficheros similares, como los Mossos d'Esquadra, desde 2009, o la Guardia Civil, desde 2011. Recasens subrayó que sólo se abrirá una ficha a un determinado agente si es sometido a una investigación por la comisión de un presunto delito.

La CUP apoya el fichero policial

A excepción de la CUP, que aplaude la creación del fichero con datos de policías, el resto de grupos de la oposición expuso el temor de que vulnere derechos fundamentales protegidos por la Constitución. Entienden que en algunos aspectos va más allá de lo que sería lógico incluir en un fichero de policías investigados.

Inicialmente, el grupo de CiU presentó una propuesta en la que exigían la “retirada” del fichero. No obstante, el equipo de gobierno acordó con Joaquim Forn (Pdecat) y con Jordi Coronas (ERC) que, en vez de la retirada, apostaran por el aplazamiento hasta recibir el dictamen de la ACPD.

El republicano expuso sus “dudas” sobre la necesidad de crear un fichero policial del que dijo que nunca ha quedado claro para qué servirá. Recordó que la publicación del decreto fue una “chapuza” y que ha provocado las “protestas legítimas” de los sindicatos de la Guàrdia Urbana.

Ciudadanos y PP se muestran críticos

Francisco Sierra, concejal de Ciudadanos, reprochó a Colau los “constantes menosprecios” a la Guàrdia Urbana y su intento de crear una “policía política”. Dirigiéndose al convergente Forn, Sierra le dijo en dos ocasiones “te han toreado” porque no se ha opuesto de entrada a la creación del fichero. Ciudadanos sigue exigiendo su retirada. Ángeles Esteller, del PP, indicó que Colau no quiere “fichar sólo a los delincuentes, sino también a sus policías” mediante un procedimiento que vulneraría los derechos humanos y la Constitución española. Pide su “anulación” inmediata.