stop

Puigdemont y Junqueras creen que se puede abrir una nueva etapa si Sánchez se impone a Susana Díaz al frente del PSOE, con la moción de censura de Podemos

Manel Manchón

Economía Digital

Pedro Sánchez debe afrontar ahora muchas incógnitas, en una legislatura que puede darse por acabada. EFE-Mariscal

Hemeroteca

Primarias PSOE

Barcelona, 16 de mayo de 2017 (07:55 CET)

Los militantes socialistas votarán este domingo por Susana Díaz o Pedro Sánchez, pero quien estará muy atento a ese resultado es Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat, y el líder de ERC y vicepresidente del gobierno catalán, Oriol Junqueras. Si gana Sánchez, el soberanismo cree que se abrirá una nueva etapa, y que se podrá aplazar el referéndum previsto, con el objeto de dar tiempo al nuevo PSOE y buscar una salida política.

La política española podría, por tanto, resultar un bálsamo para la política catalana, que se encuentra en un callejón sin salida. El Govern de Puigdemont ha logrado algo imposible si se piensa en las últimas semanas. Y es que mantiene una gran unidad sobre el referéndum de autodeterminación. Se desea convocar y celebrar, a la espera de cómo reaccione el Gobierno de Mariano Rajoy. Pero todo puede cambiar si se vislumbra algún cambio en el equilibrio de fuerzas en Madrid, como apuntan distintas fuentes soberanistas.

Puigdemont y junqueras apuestan por un nuevo escenario si gana Sánchez en el PSOE

La confianza se centra en la victoria de Sánchez en las primarias a la secretaría general del PSOE. No para pactar un referéndum, algo que no está ni ha estado en los planes de Sánchez en el caso de que fuera presidente del Gobierno. Pero sí para buscar un nuevo clima político, y, principalmente, para derribar al Ejecutivo de Mariano Rajoy. ¿Cómo?

En los últimos días, distintos dirigentes del Pdecat y de ERC se han manifestado a favor de apoyar la moción de censura que ha lanzado el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Esa moción depende de los votos del PSOE, y de la posibilidad de que las dos fuerzas políticas sean capaces de lograr un candidato alternativo a Rajoy, teniendo en cuenta que en España la moción de censura es ‘constructiva’ y exige un candidato a la presidencia del Gobierno.

Con Susana Díaz al frente del PSOE, esa moción de censura no tiene ninguna posibilidad. Con Pedro Sánchez tampoco habría ninguna garantía, --faltarían diputados para conseguirla-- pero se podría abrir un periodo de diálogo y negociación, que es lo que pretende el soberanismo catalán, para no verse, como le ocurre ahora, arrinconado sin ninguna salida política.

Aunque no prospere la moción de censura, el Pdecat y ERC la apoyarán para buscar aliados a su causa

El próximo lunes, --con los resultados en la mano de las primarias del PSOE, que se celebarán el domingo—Puigdemont viaja a Madrid, junto con Junqueras y el consejero de Relaciones Institucionales, Raül Romeva.

Puigdemont quiere ofrecer a Rajoy –lo explicará en una sala del Ayuntamiento de Madrid que le ha cedido la alcaldesa, Manuela Carmena—un referéndum pactado, que ya sabe que no será aceptado. Pero esa idea, la de buscar un referéndum, con la pregunta que se acuerde y con un calendario acordado, la lanzará de nuevo con la confianza de que Sánchez, si gana las primarias, inicie algún tipo de diálogo.

Para Puigdemont y Junqueras se trataría de un auténtico respiro. El soberanismo se ha conjurado para convocar y celebrar un referéndum, pero también para seguir gobernando, sin dar por hecho, todavía, que habrá elecciones autonómicas de inmediato. Aplazar el referéndum, buscar una nueva vía política, explorar ese acercamiento entre el PSOE de Sánchez y Podemos, es ahora el objetivo del gobierno catalán, mientras sigue al frente de la Generalitat.

El soberanismo necesita aliados de forma desesperada, y cree que los puede encontrar en las filas de Podemos. Para comenzar, los busca en Els Comuns, el partido de Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona. Tanto Puigdemont como Junqueras presionan a Els Comuns para que digan claro si apoyarán o no un referéndum unilateral, cuando se compruebe que no se puede pactar con el Gobierno español.

Seguir gobernando es también el objetivo de Puigdemont y Junqueras

Pero en el seno del gobierno catalán hay contradicciones. Una de ellas es la decisión de la Generalitat de no acusar al Pdecat en el caso del Palau de la Música. ERC presiona al Pdecat para que reoriente esa decisión, que se ha tomado en el seno del Consorcio del Palau. Y la propia Ada Colau ha reclamado, en una carta a Puigdemont, que rectifique. Esa cuestión es clave para que Els Comuns apuesten por el referéndum que reclama el gobierno catalán.

Pero todo depende de si se mueve algo en la política española. Y eso, para el soberanismo, sólo puede ocurrir si Pedro Sánchez gana las primarias del PSOE. Comenzará, a juicio de Puigdemont y Junqueras, un nuevo partido.