stop

Miquel Iceta resta trascendencia al contacto del presidente con Carter y señala que el referéndum se convocará, pero no se celebrará y se irá a elecciones

Barcelona, 08 de abril de 2017 (13:00 CET)

Miquel Iceta quiere ponerse en la piel de los soberanistas para saber en qué puede quedar el proceso iniciado con la Diada de 2012. Y señala que el referéndum que se desea convocar acabará en nada, a no ser que se busque algo similar al ‘proceso participativo de 2014’. “Lo que nadie entiende es para qué quiere Puigdemont repetir el 9N”, asegura, convencido de que el presidente de la Generalitat acabará convocando elecciones.

El primer secretario del PSC considera que el referéndum que reclama el gobierno catalán no podrá celebrarse, y que, por tanto, no tiene sentido que el soberanismo trate de repetir lo mismo que ocurrió en 2014. En una entrevista en el programa Converses de la Cadena Cope, cuando se le pregunta que esta vez el Ejecutivo catalán asegura que el resultado de ese referéndum será vinculante, Iceta contesta que cómo lo conseguirá. “Lo que impera es el respeto a la ley, y el Govern sabe que no se podrá saltar las reglas”.

El Govern sabe que no podrá saltarse las reglas y convocará elecciones

Iceta entra de lleno en la llamada Comisión de Venecia, un órgano asesor del Consejo de Europa para cuestiones constitucionales, que el independentismo interpreta que le ha dado la razón. “Lo que dice es todo lo contrario a lo que sostiene el soberanismo, y explica que las reglas que se deben respetar cuando se convoca un referéndum son las del Estado donde se celebra”, insiste el dirigente socialista.

¿Pero, entonces, cuál será la salida? La Generalitat cree que le queda la carta de la internacionalización del asunto. Y para ello el presidente Carles Puigdemont ha viajado a Estados Unidos para contactar con el ex presidente Jimmy Carter, premio Nobel de la Paz. Afirma que puede actuar de mediador, en un asunto que atañe al gobierno español.

“Me parece bien que se reúna con quien considere, pero hasta ahora Puigdemont no ha logrado ninguna interlocución con ningún responsable político, y eso me crea inquietud, porque nadie le recibe”, ironiza Iceta, que busca cómo resolver una cuestión que se ha enquistado, y que no tiene, aparentemente, una salida a corto plazo.

Iceta sostiene que a Puigdemont no le recibe ningún responsable político, pese al contacto con Carter

A su juicio sólo queda convocar elecciones, con dos alternativas: “o seguir como hasta ahora, alargando el proceso soberanista, si gana por mayoría absoluta el independentismo, o una opción que deberá ser transversal, desde el respeto a la democracia y el estado de derecho”. En esa segunda opción estará el PSC, en función del nuevo equilibrio de fuerzas.

Iceta entiende al gobierno de Mariano Rajoy, al considerar que no es fácil buscar una oferta política en estos momentos. “No sé qué se puede ofrecer, cuando en el otro lado sólo se insiste en el referéndum”, asegura, con una idea central: “No quiero regalarle a los independentistas que España es irreformable”.

Para ello, la fórmula de los socialistas es una reforma de la Constitución, en clave federal, como ha explicado en el libro que acaba de publicar, La tercera vía (Catarata), que presentó este pasado martes. En ese camino, no descarta contar con el PP, aunque sólo cuando se concrete el límite de esa reforma. También entiende Iceta que podría colaborar Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, como “un elemento dinamizador”.