Miquel Valls. EFE/Toni Albir

Valls desconfía del plan de infraestructuras de Rajoy

stop

El presidente de la Cámara de Barcelona ve inviable la inversión de los 4.000 millones que anunció Rajoy

Barcelona, 15 de junio de 2017 (18:02 CET)

Escepticismo ante el plan de cercanías de Cataluña. El presidente de la Cámara de Barcelona, Miquel Valls, ha anunciado este jueves que las pretensiones del Gobierno central son “poco creíbles” debido a las dificultades de financiación. Su conclusión se basa en el análisis de la gestión de infraestructuras en la región ejecutada hasta el momento. El pasado marzo, Mariano Rajoy anuncio un proyecto de remodelación de la línea de cercanías. La inyección inicial era de 3.900 millones de euros, de los que casi 1.900 se destinarían esta legislatura. No obstante, todo apunta a que la promesa se quedará en un brindis al sol. 

Valls cree que las expectativas generadas por la modernización y mejora sólo generarán “frustración”. El responsable cuestiona que el Ejecutivo pueda destinar tanto los 1.800 millones asignados para el plan como los otros 2.000 referidos al periodo 2021-2025.

Miquel Valls cree que las expectativas generadas sólo traerán frustración

Asimismo, considera que la partida difícilmente se conseguirá ya que el Gobierno está atado por la imposición de Bruselas de reducir el déficit público. Este compromiso dificulta significativamente la capacidad inversora de la administración. Por todo ello, la Cámara de Comercio señala que Fomento carece de un “análisis de profundidad de los problemas que suscita la puesta en marcha del proyecto”.

La institución cameral demanda el desdoblamiento de la línea de Vic. También solucionar el estancamiento de las obras de estación intermodal de La Sagrera, la situación de los nudos ferroviarios (L’Hospitalet y Montcada) y el ramal para acceder a la terminal T1.

Valls sugiere una gestión público-privada

En la batería de demandas de la Cámara de Comercio figuran también los retrasos que acumulan otras obras como las del Corredor Mediterráneo y los nuevos accesos al Puerto de Barcelona. Respecto a ambos, Valls ha advertido que “hay que tener presente que los planes serán inviables en la práctica si los únicos recursos previstos son los presupuestados”. Por todo ello, ha sugerido que se explore la vía público-privada para agilizar el proceso.