stop

Puigdemont baraja tres posibilidades para que una de ellas encabece la consulta independentista

Barcelona, 02 de abril de 2017 (19:00 CET)

No hay fecha ni convocatoria, pero al menos ya tienen las preguntas. O la que debería surgir de una terna de posibilidades. Así lo deslizó el presidente catalán Carles Puigdemont en una entrevista a la cadena de televisión Al Jazeera.

Las tres posibilidades a figurar en la papeleta son: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente?", "¿Quiere que Cataluña sea una república independiente? o "¿Quiere que Cataluña continúe formando parte de España?".

Puigdemont ya tiene las tres posibles preguntas que pueden figurar en la papeleta

Pero Puigdemont avisó que estos son ejemplos y no la propuesta definitiva. A la que corresponda, la respuesta sólo podrá ser “sí o no” y no habría segunda repregunta como había pasado con la consulta de 9N.

Una pregunta más clara que la del 9N

En diciembre de 2013, las fuerzas que acordaron tirar adelante el simulacro de consulta pactaron dos preguntas encadenadas. La primera decía "¿Quiere que Catalunya sea un Estado?", y a continuación, una segunda que expresaba "En caso afirmativo, ¿quiere que sea un Estado independiente?".

Estas preguntas se habían pactado con ERC, ICV, CUP y Unió. Precisamente, esta dualidad había sido una estrategia de Artur Mas para poder contentar a las agrupaciones más independentistas con sectores como el expartido de Josep Duran i Lleida que propugnaban una mayor autonomía sin romper con España.

Para evitar las críticas de esta dualidad en la consulta del 9N, Puigdemont puntualizó que la pregunta “no tendrá confusión posible”.

El presidente catalán ha insistido que se debería llegar a un acuerdo con el Estado para realizar el referéndum y ha explicado que para ello el gobierno catalán está dispuesto a ponerse de acuerdo en la pregunta con el Gobierno español.

Una propuesta que topa con un obstáculo no menor: el gobierno español ha dicho por activa y por pasiva que no permitirá un referendum que propugne la separación de Cataluña. Por tanto, seguramente estamos ante un nuevo brindis al sol.