Antifraude relaciona a Madí y Flamerich con las adjudicaciones a Telefónica

stop

TELECOMUNICACIONES

07 de marzo de 2013 (21:39 CET)

Los vínculos profesionales y mercantiles entre el grupo empresarial Concatel y David Madí, ex secretario ejecutivo de comunicación y portavoz del último gobierno de Jordi Pujol, y Carles Flamerich, director general de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información de la Generalitat, además de presidente de la sectorial TIC en CDC, están siendo investigadas por la Fiscalía tras un contundente informe de la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC). En esa nueva denuncia, se relaciona a ambos altos responsables de CiU con la adjudicación a Telefónica, por 224 millones de euros, de un importante contrato para gestionar una parte de la informática de los empleados de la Generalitat.

A partir de la denuncia de un empleado de la operadora de telecomunicaciones, la OAC ha reconstruido la adjudicación del contrato y los elementos que presuntamente influyeron en que fuera la multinacional española la ganadora del principal lote de trabajos que se adjudicó el pasado verano por parte de la administración autonómica.

Una parte de esos servicios habrían sido traspasados presta Concatel en régimen de subcontratación, según las sospechas de Antifraude. El grupo empresarial está dirigido por Joan Carrillo.

Entramado alambicado

De acuerdo con la documentación que obra en poder de la Fiscalía, un alambicado entramado de sociedades vincularía, a diferentes niveles, a Madí y Flamerich con la empresa que presta el servicio de forma efectiva. Así, Concatel Vanture Team sería la cabecera de un grupo de empresas vinculadas a las tecnologías de la información del que forman parte Concatel, SL, Vanture Corporate Group, SA y Vanture ESS, SL. En su web, Concatel sitúa a Telefónica como uno de sus principales clientes.

Flamerich habría ejercido hasta diciembre de 2010, un año antes de la adjudicación, como director de la división de administraciones públicas de Concatel. Tanto el denunciante como los análisis posteriores señalan que el responsable de las telecomunicaciones del Govern no se inhibió del proceso de adjudicación de ese contrato hasta bien avanzado el llamado diálogo competitivo. Esa fórmula de negociación permitió a las empresas conocer las necesidades reales de la administración catalana en la materia objeto del contrato. Cuando finalizó esa fase, la Generalitat dictaminó qué ofertas optaban a los contratos.

Dudas sobre la mesa de contratación

Fue el 23 de enero de 2012 cuando la Generalitat resolvió qué empresas concursaban. Carles Flamerich fue sustituido como miembro de la mesa especial de contratación el 11 de junio de ese mismo año. La apertura de las ofertas presentadas se hizo un mes más tarde, el 4 de julio de 2012.

En el caso de Madí, que abandonó la política en diciembre de 2010 tras la victoria de Artur Mas en las elecciones autonómicas para dedicarse a la actividad privada, los documentos que estudia la fiscalía persiguen la vinculación de sus empresas (Icat Desenvolupament, SL y Nubul Consulting, SL) con el grupo Concatel. Entre los datos que obran en poder de los fiscales se subraya que Madí ha sido miembro del consejo de administración de Vanture ESS, SL, tanto de forma directa como a través de una de sus sociedades.

Madí es también presidente del consejo asesor de Endesa en Catalunya, vicepresidente mundial de Applus y colaborador de la auditora Deloitte.

Posibles indicios delictivos

Entre los presuntos ilícitos que estudiará la Fiscalía, a propuesta de Antifraude, figuran supuestos delitos de soborno, activo y pasivo, de tráfico de influencias y de negociación prohibida a funcionarios públicos, así como revelación de información privilegiada.