BPI pone la alfombra roja a Caixabank 

stop

Un informe del consejo de administración del banco luso califica de "amigable" la opa presentada por la entidad catalana 

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank / EFE

Lisboa , 13 de octubre de 2016 (23:05 CET)

La administración del Banco Portugués de Inversión (BPI) considera que la oferta pública de adquisición de acciones (opa) presentada por Caixabank es "amigable" y podría reforzar la capacidad del banco para afrontar desafíos.

Así se recoge en un informe divulgado este jueves en el que el consejo de administración del BPI valora la opa presentada por la entidad catalana, que aspira a hacerse con el control del 100% del capital del quinto mayor banco luso.

"El consejo de administración considera la oferta amigable, porque proviene de una institución financiera de gran credibilidad, que es accionista del BPI desde 1995 y que mantuvo desde esa fecha un apoyo permanente a la estrategia de crecimiento y afirmación del grupo", señala el documento.

Además, cree que la oferta es "oportuna" y que la consolidación del BPI en Caixabank, que actualmente posee alrededor del 45% de las acciones, sería "potencialmente positiva" para mantener la independencia del banco.

Precio más alto

No obstante, la administración del BPI valora el banco a un precio mayor al que ofrece el Caixabank en su opa, ya que considera que cada título de la entidad tiene un valor de 1,38 euros, por encima de los 1,134 euros que proponen los catalanes.

El informe reconoce aun así que "la determinación de un precio para el BPI es particularmente difícil" debido a varios factores, entre ellos las exigencias de capital a las que los bancos europeos están sujetos.

Desbloqueo

Caixabank despejó el pasado 22 de spetiembre el camino para conseguir que la opa sea aprobada después de que los accionistas del banco accedieran a eliminar el límite a los derechos de voto, que le otorgaban un poder de decisión similar al de accionistas con menos capital.

En el documento publicado hoy se recogen además algunos de los planes que Caixabank tiene para el BPI, entre los que se incluye una reducción de plantilla en 1.000 trabajadores mediante jubilaciones anticipadas y despidos, con el objetivo de recortar los costes de personal en 45 millones de euros.

Con unos activos valorados en cerca de 40.600 millones de euros al cierre de 2015, el BPI sólo es superado por la estatal Caixa Geral de Depósitos, el Banco Comercial Portugués, el Novo Banco y recientemente también por el Totta, filial lusa del Banco Santander que mejoró en este "ránking" con la compra del Banif.