Cómo financiar una vivienda para pasar las vacaciones

stop

Con la llegada del verano, muchas familias dejan la ciudad para pasar las vacaciones en una segunda residencia. También, durante estas fechas son muchos los que deciden lanzarse a la compra de una casa donde pasar la temporada de descanso. 

Conseguir las condiciones para una segunda hipoteca es más complicado.

Barcelona, 23 de julio de 2016 (11:08 CET)

Cuando se habla de buscar financiación para segundas residencias, suele surgir un problema: conseguir una hipoteca de segunda vivienda es más complicado que firmar una primera hipoteca. Por ello se recomienda que antes de solicitarla se conozcan todas las condiciones de la oferta que ha hecho el banco.

Primero hay que saber que las características de las hipotecas de segunda residencia son diferentes a las de primera. La principal razón es que son productos con los que el banco corre más riesgo, por lo que endurece las condiciones de concesión. En general, los rasgos que definen una hipoteca de segunda vivienda son:

- Financiación más baja: mientras que con una primera hipoteca el banco concedería hasta el 80 % de financiación, para una segunda hipoteca suele ser menor, de entre el 60 % y el 75 %. Sin embargo, hay algunos bancos que conceden el 80 % tanto para primera residencia como para segunda, como es el caso de la Hipoteca Freedom de Banco Mediolanum a euríbor 1,09 %.
- Plazo más corto:
otro rasgo de las hipotecas para segunda vivienda es que el plazo que el banco concederá para devolver el dinero del préstamo será menor. Si con las primeras hipotecas se dispondrán de hasta 30 años (en algunos casos incluso 40) para una segunda hipoteca es posible que el plazo se reduzca hasta los 20 o 25 años.
- Interés más alto:
en algunos casos, hay bancos que aumentan el interés de la hipoteca si la vivienda que se quiera financiar no es la habitual. Sin embargo, este apartado siempre se puede negociar con el banco y conseguir una rebaja del interés. 

A pesar de todas estas características, cada vez son más los bancos que han igualado las condiciones para las primeras y segundas hipotecas. Sin embargo, para acceder a una segunda hipoteca con muy buenas condiciones se suele requerir un perfil económico más solvente que la media. 

Requisitos para tener una segunda hipoteca

Aunque en los últimos los requisitos para firmar una segunda hipoteca se han ido relajando, aún existen unos mínimos que hay que cumplir, que, en general, son más exigentes que para una hipoteca de vivienda habitual:

- Ahorros elevados de entre el 30 % y el 40 % del valor de la vivienda, que servirán para cubrir la parte que el banco no financia. Además, se necesitará entre un 10 % y un 15 % para asumir los gastos de gestión e impuestos de abrir una hipoteca.

- Ingresos elevados de unos 2.500 euros al mes. Por descontado, el banco también requerirá que se tenga un contrato fijo y una considerable antigüedad en la empresa donde se trabaja.

- No tener impagos ni figurar en ninguna lista de morosos, como ASNEF o RAI.

- Disponer de una doble garantía, como la primera vivienda o un avalista que respalde la deuda. De esta forma, se le dará al banco una muestra más de confianza.

¿Y cómo se accede a este tipo de financiación? Pues hay dos tipos de alternativas:

- Rehipotecar la vivienda habitual y utilizar el capital para pagar la segunda residencia. En el mercado es posible que se encuentren mejores ofertas de primera vivienda que de segunda.

- Solicitar directamente una hipoteca para segunda vivienda y asumir las condiciones que imponga el banco.