Comsa Emte y Convergència crearon un engrasado mecanismo de puertas giratorias

stop

Las pasarelas del poder

Carles Sumarroca i Coixet, con su hijo Carles, y a la derecha Artur Mas y Jordi Pujol

en Barcelona, 28 de julio de 2015 (22:00 CET)

Las estrechas relaciones de las familias Sumarroca y Miarnau y sus constructoras con los gobiernos de Convergència i Unió (CiU) en las últimas décadas no se han limitado a las concesiones públicas, otorgadas con generosidad a Teyco, Emte y Comsa Emte. También ha existido una puerta giratoria entre el Govern y las compañías de las dos familias, por la que han pasado varios directivos de un lado a otro.

En 2009, Comsa, de la familia Miarnau, y Emte, de los Sumarroca, se unieron para crear a uno de los gigantes de la obra pública en España, pero ambas familias entraron en una batalla que ha terminado apartando a los Sumarroca del control de la constructora, que preside Jorge Miarnau. Algunos cargos de responsabilidad de Comsa Emte tienen pasado en la Generalitat de Jordi Pujol o Artur Mas.

Un directivo en la frontera

El director general de desarrollo de Comsa Emte y presidente de Comsa Rail Transport, Miquel Llevat, fue director de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) entre 1993 y 2000. Se incorporó a Comsa en 2001. FGC es la empresa pública que gestiona la red de trenes que unen Barcelona con algunas ciudades de la periferia de Barcelona, como Sant Cugat, Sabadell y Terrassa.

Pero ahí no queda su vinculación con el Govern. En 2007 fue nombrado miembro del consejo de administración de Autometro, una filial precisamente de FGC en la que participaba Comsa. Autometro se creó para el transporte ferroviario de coches de la fábrica de Seat de Martorell hasta el puerto de Barcelona.

El paso de Llevat por la empresa pública no estuvo libre de polémica. La fiscalía se querelló contra 16 altos cargos de FGC por malversación de fondos, por un plan de pensiones que beneficiaba a 16 directivos y que se hizo sin el conocimiento del consejo de administración de la compañía. El plan de pensiones repartió 3,2 millones de euros entre 1991 y 2001.

La puerta giratoria también ha permitido el paso en el sentido contrario. Josep Rius i Alcaraz se presenta en Linkedin como coordinador del gabinete del presidente de la Generalitat desde junio pasado. Se acaba de incorporar después de que Trias perdiera la alcaldía de Barcelona, ya que fue su jefe de gabinete entre 2011 y 2015. Entre 2001 y 2007, Rius había trabajado en Comsa.

Desde la fundación de CDC y Pimec

Los cambios de silla empiezan después de la Transición, con Carles Sumarroca i Coixet, íntimo de Jordi Pujol, que fue cofundador de CDC. Como empresario, además del padre de Emte, fue el gran impulsor de la patronal Pimec, con la que el pujolismo intentó hacer frente a la gran patronal catalana, Foment del Treball.

Carles Sumarroca presidió Pimec, que terminó fusionándose con Sefes el 1997. Entonces, el poder recayó en Josep González –curiosamente nacido en el mismo pequeño pueblo de Lleida de 159 habitantes–, entonces presidente de Sefes y que cogió el mando de la nueva Pimec, que todavía mantiene.

Asalto fallido a Foment y Spanair

A pesar de ello, la familia Sumarroca no ha dejado de querer influir en el empresariado y ha intentado entrar en Foment, con una candidatura crítica que se enfrentó, sin éxito, a Juan Rosell en 2010. El candidato fue Joaquim Boixareu, pero la candidatura estuvo impulsada por los Sumarroca.

Los Sumarroca también fueron los impulsores de FemCat, una asociación de empresarios nacionalistas y que fue presidida por Carles Sumarroca Claverol y también por Boixareu. Desde FemCat han intentado influir en la vida empresarial y política catalana. Quizá su punto álgido fue su implicación activa en la compra de Spanair, que terminó con la quiebra de la compañía.