DIA comienza a penalizar a los franquiciados que más venden

stop

La cadena aumenta los royalties a toda su red pero perjudica más a quienes obtienen mejores resultados

Clientes en un supermercado DIA de Madrid.

Madrid , 08 de julio de 2016 (01:15 CET)

La cadena de supermercados DIA comienza a castigar a los franquiciados que mejores resultados obtienen en la explotación de las tiendas. La empresa presiona a los franquiciados para que firmen unos nuevos contratos que perjudican proporcionalmente a quien más facturación obtiene.  

Si en buena parte de las franquicias, las tiendas obtienen mejores condiciones de compra y cánones mientras más ventas generan, en DIA, el panorama es completamente diferente. Los franquiciados aseguran que, mientras más facturan, más pérdidas acumulan.  

El resultado aparentemente contradictorio se explica porque buena parte de los productos de DIA rozan el precio de coste y las promociones agresivas en productos básicos como aceite y leche suponen pérdidas para los franquiciados, ya que la marca no asume los descuentos que aplica al cliente, según explican los franquiciados molestos con el esquema de negocios de la marca.  

DIA cobra por derechos de imagen el 0,5% entre los franquiciados que facturan menos de 100.000 euros pero el porcentaje se incrementa hasta el 3,2% para los franquiciados que cobran más de 500.000 euros.  

DIA ha desistido valorar los nuevos contratos que intenta firmar con todos sus franquiciados, ya que –asegura— se tratan de acuerdos confidenciales entre ambas partes que no pueden hacerse públicos.   

Curiosa ecuación  

"Mientras más vendes, más pierdes. La empresa nunca te paga los descuentos y las ofertas y no hay forma de tener cuentas claras con ellos", explica Alberto Baena, un exfranquiciado de Madrid, que cerró agobiado por las pérdidas. "El mejor resultado que puedes tener con esta empresa es vender poco porque el negocio es más ruinoso mientras más volumen adquieres", asegura.  

El nuevo esquema impuesto a los franquiciados es un contrasentido a juicio del asesor legal de franquicias José Zamarro, del despacho Pérez, Álvarez y Asociados. "Las franquicias premian a los que más venden y a los mejores. Me ha llamado poderosamente la atención que en DIA ocurre todo lo contrario. Es una escalada que no es proporcional, porque se dispara mientras más vendes. Cobrar el 3,2% por royalties en el peor de los casos en alimentación, con márgenes tan estrechos, es un pésimo negocio para el franquiciado", explica el asesor.  

El abogado David Perales, que ha reunido a varias decenas de franquiciados en una querella común contra la marca, asegura que los nuevos cánones, en total, pueden alcanzar el 7,2%. Algunos franquiciados se han negado a firmar las nuevas condiciones de DIA, entre ellos varios comerciantes chinos que aseguran que los nuevos pagos no estaban acordados en el contrato inicial y que, por tanto, no están dispuestos a firmarlos.