Grupo Zeta vende la sede de sus rotativas por 19,5 millones

stop

La editora de 'El Periódico' pone a la venta el último activo inmobiliario que le queda ante el estupor de la plantilla, que estaba negociando un nuevo convenio

Xavier Alegret

Nave industrial que ocupa las rotativas de Grupo Zeta, en Parets del Vallès (Barcelona) / GoogleMaps
Nave industrial que ocupa las rotativas de Grupo Zeta, en Parets del Vallès (Barcelona) / GoogleMaps

Barcelona, 17 de enero de 2017 (06:00 CET)

Por sendos anuncios en los portales Idealista y Habitaclia. Así se enteró la plantilla de Gráficas de Prensa Diaria, la empresa de Grupo Zeta que imprime sus publicaciones, de que tiene muchos números de perder su puesto de trabajo. Pese a que la compañía no lo aclaró, este parece el final más probable si se venden las rotativas.  

Grupo Zeta ha puesto a la venta la flamante nave industrial que ocupan sus rotativas por 19,5 millones de euros, según consta en varias webs de compra y alquiler de pisos e inmuebles. Se trata del último activo inmobiliario de la compañía, que ya vendió los edificios de las redacciones en Barcelona y Madrid.  

El grupo presidido por Antonio Asensio Mosbah encargó la venta a CBRE, que tiene la nave anunciada en su web, aunque sin precio, y a Activa Properties, que colgó anuncios en varios portales inmobiliarios. La venta se inició el pasado verano a 23 millones, pero este inicio de año, el precio se ha rebajado a 19,5 millones.  

A pesar de que las rotativas todavía funcionan, y trabajan allí más de 50 personas, los anuncios dan por muerta esta actividad: se anuncia la nave como "anteriormente destinada a rotativas, almacén y oficinas de un grupo editorial". Las instalaciones tienen 35.000 metros cuadrados construidos en una parcela de 58.400 metros cuadrados.  

Las rotativas de Grupo Zeta, que se encuentran en Parets del Vallès (Barcelona), imprimen El Periódico y Sport, La Razón y ABC para el área del Mediterráneo, así como algún otro medio pequeño. La plantilla de la empresa no sólo no conocía la intención de vender sino que recientemente había iniciado las negociaciones del nuevo convenio con la dirección. Grupo Zeta no ha hecho declaraciones sobre la venta de la nave.
 
Un proyecto muy ambicioso  

El edificio ahora en venta se inauguró en el 2000 y fue el último y ambicioso proyecto del fundador del grupo, Antonio Asensio, que murió unos meses después. Las instalaciones estaban dimensionadas para un nivel de difusión muy superior al que tienen las publicaciones actualmente, tras una crisis que ha pasado factura a toda la prensa en papel.  

Por ello, Zeta ya intentó dejar de imprimir en 2013, cuando llegó a presentar un expediente de regulación para cerrar las rotativas. Finalmente, tras negociar con los representantes de los trabajadores, se llegó a un acuerdo de continuidad. Eso sí, a costa de reducir la plantilla a la mitad y bajar los sueldos un 40%.  

Con este acuerdo, se pasó página a la crisis de las rotativas. Al menos, eso pensaban sus trabajadores, que recientemente iniciaron conversaciones para acordar el nuevo convenio colectivo. Ningún directivo de los que se sentó con ellos en la mesa de negociaciones les informó de que pensaran cerrar. Según algunas fuentes, ni siquiera lo sabían: el tema se ha llevado con mucho secreto desde la alta dirección y, además del consejero delegado, Agustí Cordón, pocos directivos lo sabían.  

La plantilla ha solicitado una reunión urgente con la dirección de Grupo Zeta para pedir explicaciones por la venta de la nave y conocer los planes respecto a las rotativas. Lo que temen es que deje de imprimir sus publicaciones, lo que conllevará despidos y obligará al grupo a subcontratar el servicio, con lo que perderá control sobre la difusión de El Periódico y Sport.  

Negocio en pérdidas

Las cifras de Gráficas de Prensa Diaria no son precisamente positivas. Pese a que Grupo Zeta volvió a beneficios en 2015, con 13,25 millones de euros, la empresa de su rotativa perdió casi 4,5 millones, más del doble que en 2014. Su cifra de negocio bajó de 14,5 a 13,3 millones de euros.  

Con la venta de la nave en Parets del Vallès, Grupo Zeta se deshará del último activo inmobiliario que tenía en su poder. El fundador del grupo compró la sede de la calle Consell de Cent de Barcelona, donde está la redacción de El Periódico y del resto de publicaciones, para alquilarla a su propio grupo. También compró la antigua sede, en la calle Bailén, que vendió a Activa Mutua.  

Su antigua sede en Madrid, situada en la calle O'Donnell, también la compró la familia Asensio, aunque en 2012 El Periódico y el resto de publicaciones dejaron el edificio y se trasladaron a unas nuevas oficinas propiedad de Iberdrola.