Montoro pide a la oposición que apruebe los presupuestos antes del verano

stop

El Gobierno de Rajoy presiona al PSOE para que retire su negativa a aprobar las cuentas del Estado

Cristóbal Montoro, en la presentación de la ponencia Económica y de Administración Territorial del Partido Popular

Barcelona, 04 de febrero de 2017 (19:00 CET)

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro aseguró que los presupuestos generales del Estado (PGE) "van a entrar en el Congreso en las próximas semanas para que puedan estar aprobados al comienzo del verano", y pidió a la oposición que tengan "responsabilidad" para sacar adelante las cuentas del Gobierno.

Este pedido puede entenderse como una postura más flexible de la administración de Mariano Rajoy, que se había marcado al 3 de mayo como fecha límite para aprobar los presupuestos. El Gobierno amenazaba con convocar a elecciones si el PSOE, como principal partido de la oposición, no daba su apoyo.

En un acto del PP en Málaga para presentar la ponencia económica que se debatirá en el congreso de los populares el próximo fin de semana, Montoro ha reconocido que en la aprobación de las cuentas "el Gobierno en minoría no puede hacerlo solo".

"Gobernar en minoría significa someter al criterio de los demás, pero los demás también están obligados a ceder en su proyecto político; es negociar y coincidir, no hacer ninguno completamente su proyecto político", ha destacado.

Montoro ha buscado que la responsabilidad de sacar adelante las cuentas sea compartida: "Cuando decimos que vamos hacer un nuevo presupuesto lo que estamos diciendo a los grupos de la oposición es que ellos serán responsables como el Gobierno del PP de que haya en España presupuestos generales para 2017", ha asegurado el ministro.

Las palabras de Montoro continúan el mensaje que emite la Moncloa en los últimos días, para presionar al PSOE que revea su negativa a aprobar las cuentas del Estado. Tras la reunión del Consejo de Ministros del viernes, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo consideró que el rechazo socialista a los presupuestos "no tiene sentido y no es coherente con la aprobación del techo de gasto".