Prórroga a los 400 euros para desempleados y recortes en el resto de ayudas sociales

stop

El Ejecutivo popular no incorporará nuevos usuarios de la Renta Básica de Emancipación y aplaza un año el despliegue de la ley de la dependencia. Pasa la tijera a las aportaciones a agentes sociales y partidos políticos

Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social

30 de diciembre de 2011 (16:01 CET)

Para recortar 8.900 millones de euros en el gasto del Estado, el Gobierno del PP reestructura todas las ayudas de carácter social. Prorroga por seis meses más la ayuda de 400 euros que perciben los desempleados sin subsidio cuando finalice su vigencia, el próximo 15 de febrero. Una decisión que costará 300 millones anuales a las arcas públicas, según los cálculos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. La perciben cerca de 125.000 personas y la portavoz del Ejecutivo, Soraya Sánez de Santamaría, ha destacado su carácter “social”.

Muchas voces ya señalaron que eliminar la aportación pondría en grave riesgo la cohesión social del país. Para percibirla, el desempleado tiene que participar en los programas de formación que faciliten su ocupación.

Mantener la contribución a los parados sin subsidio significa que Mariano Rajoy pase las tijeras por el resto de ayudas de carácter social. La primera de ellas, es la contribución al alquiler joven que reciben 301.254 personas de menos de 30 años. Sánez de Santamaría ha anunciado que cierran el grifo y no la podrá percibir nadie más, una decisión que el presidente ya avanzó a través del perfil de twitter. Eso sí, los que “tienen el derecho reconocido” continuarán percibiendo los 210 euros mensuales. El presupuesto de 2011 de la Renta Básica de Emancipación alcanzó los 364,1 millones de euros.

También limitan la ley de la dependencia. A lo largo de 2012 no se designarán nuevos usuarios en los casos de dependencia moderada. El escalón más bajo del nuevo pilar del Estado del Bienestar, tal y como se bautizó en sus inicios. 

Aportaciones a partidos políticos y agentes sociales


Como contrapunte al tijeretazo a estos dos derechos sociales, el PP también ha limitado la aportación del Gobierno a los partidos políticos y los agentes sociales. Se recortarán el 18,9% y el 20%, respectivamente. Significa un ahorro de 55 millones de euros en el caso de las patronales y los sindicatos y de 29,68 millones en el de las fuerzas políticas.

Sáenz de Santamaría ha anunciado que enviarán al Congreso un proyecto de reforma de la Ley Orgánica de Financiación de Partidos Políticos.