stop

Lidl genera un nuevo fenómeno de ventas con las panificadoras por 50 euros, pero Mercadona se beneficia de carambola

La nueva panificadora de Lidl ha supuesto un éxito. En la imagen, varios carritos de Lidl. EFE/ED/archivo

Madrid, 21 de abril de 2017 (13:55 CET)

La panificadora de Lidl ha vuelto a batir récords. Salió en una nueva edición el sábado 15 de abril y en pocas horas se agotó en buena parte de los supermercados. De nuevo hubo colas antes de la apertura de las tiendas y compradores que corrían por los pasillos. Todos querían hacerse con una panificadora con unidades limitadas y por sólo 50 euros, la más barata del mercado. Y con diferencia: la de Amazon (Unold) cuesta 70 euros y la de Carrefour (Platronic), 80 euros.

Lidl ha vendido más de 250.000 unidades desde que lanzó su primera panificadora hace más de diez años. Son unos 25.000 productos al año. Pero el producto no está disponible en todo momento en los supermercados. La cadena lanza campañas –dos o tres al año—con unidades limitadas. De modo que siempre se genera en los consumidores esa sensación de escasez y de sentir que ganan un trofeo cuando finalmente consiguen el producto que han estado esperando durante meses.

La panificadora de Lidl (marca propia Silvercrest) hace pan casero de forma sencilla. Pero la venta del producto no es lo que persigue la compañía. Como los fabricantes de impresoras que venden la máquina a precio de saldo y que luego se lucra con las tintas, Lidl ha ideado las máquinas para vender las harinas y los preparados para pan en sus diferentes variedades: centeno, harina, harina de fuerza, harina integral.

Algunas de las harinas vienen en bolsas de preparados. Con ellas, no es necesario echar ni sal, ni azúcar ni levadura. Sólo agua y harina. La forma más sencilla de hacer pan.

La religión del pan sano

La máquina, un sencillo electrodoméstico, básicamente hay dos funciones: amasa y hornea. Tiene una resistencia de 800 vatios, lo que lo convierte en un electrodoméstico con un consumo de energía muy inferior al de un horno. Y, como cualquier otra panificadora, hace pan a gusto del consumidor. Pero su sencillez no explica su fenómeno de ventas, sino el precio.

Un grupo de usuarias creó en Facebook el perfil de Panificalocas, una agrupación que cuenta con 14.000 integrantes y con un crecimiento de 900 nuevos miembros cada semana.

“Es un aparato muy completo y muy práctico, pero no es un sustitutivo de la Termomix (el popular robot de cocina cuyo precio ronda los 1.000 euros). Comenzamos un grupo de madres preocupadas por lo que comían nuestros hijos. Con esto, sabes lo que comes y puedes eliminar el azúcar, la sal y las grasas malas del pan”, explica Cintia Ramos, administradora del grupo.

Las harinas

Ramos es una experta en electrodomésticos de cocina: tiene ollas lentas, ollas eléctricas, la Termomix y la panificadora de día. Conoce al detalle sus funciones, diferencias y también intenta estar al día con temas de nutrición saludable.

Pero lo más sorprendente es que Ramos, como muchos miembros del grupo, defensores y promotores de la panificadora Lidl, recomiendan la harina de Mercadona para hacer pan en ella.

“Creo que es la mejor. Sale muy bien. Tiene calidad y buen precio. Los preparados de Lidl no me gustan demasiado. Yo quiero hacer mi propio pan con las medidas que yo elijo. Y si es con harina integral, mejor”, explica la administradora del grupo.

Lidl reconoce que el negocio de la panificadora no es vender 250.000 unidades sino las harinas, por lo que sus grandes fans, los compradores que hacen colas y se pelean por llegar primeros a los palés de las panificadoras, hacen un flaco favor a la marca cuando compran y promocionan la harina de su principal competidor.

Tortilla, albóndigas y Nutella casera

La panificadora se ha convertido, para algunos, en mucho más que una máquina de pan. En la comunidad ya han elaborado y compartido recetas de pizzas, pastas, bizcochos, pasteles y recetas más increíbles con tortilla de patatas, albóndigas y hasta Nutella casera. 

El mayor defecto de la panificadora de Lidl es que viene con un solo molde y no permite hacer, por ejemplo, baguettes. Por eso, algunos usuarios también han comenzado a tunear la panificadora para hacer diferentes tipos de pan. El aparato da para todo.