stop

Huawei se apoya en su alianza con el fabricante de cámaras Leica para consolidarse en el podio mundial de la telefonía móvil

Pablo Jiménez

Barcelona celebra cada año el Mobile World Congress (MWC), pero a sus empresas les queda camino por recorrer en la industria 4.0. EFE/Alberto Estévez

Barcelona, 08 de abril de 2017 (05:00 CET)

El mercado mundial de móviles vive un momento de transición. Miles de millones de terminales inundan los países más ricos y las naciones en vías de desarrollo. Por otro lado, los nuevos teléfonos no ofrecen el grado de innovación tecnológica --y por tanto de novedad-- que sí tenían sus predecesores. ¿Es posible ofrecer cada año un nuevo modelo que seduzca, con argumentos más o menos sólidos, al consumidor?, se pregunta el sector. ¿Por dónde pasa el futuro de los fabricantes líderes, como Samsung, Apple o Huawei, con márgenes de crecimiento cada vez más ajustados?  

Las respuestas, quizás, no hay que encontrarlas sólo en los laboratorios punteros de estos gigantes tecnológicos. Aunque la inversión en innovación sigue dándose por descontado, muchas decisiones clave llegan a partir de la observación detenida del cliente potencial. Y de cómo éste ha cambiado sus hábitos y necesidades en los últimos años. Este es el caso del grupo chino Huawei, una compañía desconocida hasta hace pocos años en Europa y que en España ya ha logrado mirar de tú a tú a Samsung, líder hasta hace poco indiscutible por número de ventas.

El asalto a la gama alta

Huawei lanzó en 2016 su colección P9. Una apuesta por la gama alta --teléfonos más caros y por tanto con mayor margen de beneficio en cada venta-- que ha supuesto un éxito. El fabricante con sede en Shenzen (China) ha logrado vender más de diez millones de unidades de las distintas versiones del P9 en todo el mundo. En España, los nuevos terminales le dieron una cuota de mercado de alrededor del 20%, a pocos miles de teléfonos de Samsung.

Durante el último Mobile World Congress (MWC) la firma presentó en sociedad la serie P10, con la que pretende “consolidarse" entre los teléfonos con mayores prestaciones, según explica a este diario Álvaro Galán, responsable de producto de Huawei España. En ella, tal y como se encargaron de destacar en Barcelona, juega un papel fundamental la cámara. Tanto el P10 como el P10 Plus cuentan con una doble cámara trasera con un sensor de 20 megapíxeles y una lente frontal de ocho megapíxeles. En ambos casos, la tecnología es obra del fabricante alemán Leica, con el que Huawei cerró un acuerdo estratégico el año pasado.

Huawei firmó en 2016 una alianza estratégica con el histórico fabricante alemán de cámaras Leica

En una decisión muy pensada, Huawei ha incorporado además en la cámara frontal de los P10 varios modos de retrato, mejoras en las fotos de blanco y negro y un sistema de enfoque que facilita la toma de autofotos o selfis. “Son las que más nos hacemos y las que más compartimos. Este tipo de fotos son cada vez más relevantes”. También desde el punto de vista del negocio, destaca Galán. Así lo reflejan también las tendencias de mercado que maneja el grupo chino.  

El peso de la cámara

En un mercado al borde la saturación, por la enorme oferta y una demanda estabilizada, las decisiones de compra de un modelo u otro se decantan por detalles. Aunque la marca (primer lugar) y el precio (segundo) siguen situándose en cabeza, a continuación aparecen elementos relacionados directamente con las características del producto: por un lado el diseño del terminal y, a poca distancia, la cámara y la autonomía, ambos por delante de la potencia y rendimiento del procesador que se ofrezca, apuntan desde la compañía.

Consumidor: entre las características del terminal, la cámara ya es el segundo motivo para decidir una compra

Conscientes de ello, y dado el éxito de los P9, en Huawei no tienen intención alguna de romper en el corto plazo su alianza con Leica. En septiembre pasado la empresa china estrenó, de la mano del grupo alemán, un centro de I+D especializado en nuevos sistemas ópticos en Wetzlar (Alemania), sede central de la centenaria marca germana. En relación a esto y sobre el futuro de los grandes fabricantes, Galán se muestra taxativo. "[Los fabricantes] no podemos ser expertos en todos los elementos que integran un teléfono moderno. De ahí la importancia de las alianzas con terceros". Acuerdos que van camino de definir el color de los metales en el particular podio de la telefonía mundial.