Sebastián Álvaro, aventurero y creador del programa 'Al filo de lo imposible', es uno de los protagonistas de la gira 'Motivadores Tour', de Banco Mediolanum.

Las cuatro lecciones de vida del creador de 'Al filo de lo imposible'

stop

Sebastián Álvaro ideó en los 80 un programa que marcó la historia de la televisión en España. Además de una manera de enfrentarse a los retos y metas vitales

Economía Digital para Banco Mediolanum

Serie especial sobre la gira Motivadores Tour, de Banco Mediolanum

Sebastián Álvaro, aventurero y creador del programa 'Al filo de lo imposible', es uno de los protagonistas de la gira 'Motivadores Tour', de Banco Mediolanum.

Barcelona, 12 de mayo de 2017 (11:55 CET)

Uno de los programas que han marcado la historia de la televisión en España lleva su sello. Sebastián Álvaro, ideólogo de las mil y una aventuras que jalonan los más de 230 episodios de Al filo de lo imposible, mira hacia atrás con perspectiva. A los 17 años entró a trabajar en Televisión Española (TVE) y, tras curtirse con algunos de los mejores realizadores que han pasado por la cadena pública, creó Al filo. Era 1982 y comenzaba la emisión de un formato que llevó la aventura y la exploración a las casas de millones de españoles.

Ochomiles, desiertos, las profundidades de los océanos… Durante los más de 25 años que Al filo estuvo en antena sus creadores recorrieron literalmente medio mundo. En ocasiones mirándose al espejo de algunas de las principales hazañas de la historia de la exploración. De ahí, pero también de lo que aprendió en casa cuando era un adolescente, Álvaro extrae los valores que han marcado su recorrido vital y sus metas personales. Y que ahora, como conferenciante y motivador, trata de transmitir de la mano de Banco Mediolanum, a través de la gira Motivadores Tour. Antes de su próxima charla en Barcelona, el 16 de mayo en la Sala Barts, nos relata cuatro historias que han motivado su vida.  

LUCHAR Y COMPRENDER. “Luchar y comprender. Nunca lo uno sin lo otro. Esta es la ley”. La cita es de George Herbert Leigh Mallory, el alpinista británico que falleció en las faldas del Everest en 1924, casi treinta años antes de la primera ascensión oficial a la montaña más alta del mundo. Para muchos, el descubrimiento en 1999 del cadáver de Mallory evidencia que este pionero del montañismo logró hacer cima antes de morir: junto a su cuerpo no se encontraron botellas de oxígeno ni la foto de su mujer que prometió dejar en lo alto de la montaña. “Él representa la tenacidad –era su tercera expedición al Everest- y la valentía”, explica Álvaro. “En la vida no se trata de embestir, sino de marcar una senda y llevarla a cabo con inteligencia”.

Parte de la expedición de Mallory, en el campo base del Everest

TENER TU PROPIO CAMINO. Luis Amadeo de Saboya, hijo de rey y duque de los Abruzos, representa, para Álvaro, la libertad para elegir un camino propio, más allá de lo que los demás esperen de cada uno. Marino, montañero, geógrafo y explorador, este hombre adelantado a su tiempo decidió pasar sus últimos días y morir en la lejana Somalia. Y así, fiel a sus valores, Luis Amadeo explicó sus últimas voluntades: “Prefiero que en torno a mi tumba se entrelacen las fantasías de las mujeres somalíes, antes que la hipocresía de los hombres civilizados”.

LA IMPORTANCIA DE LA HETERODOXIA. Tres años después de que el capitán Scott no lograse su objetivo, Ernest Shackleton llegó al punto más al sur del planeta jamás alcanzado hasta entonces por el ser humano. Dentro de esta odisea Sebastián Álvaro destaca la capacidad de liderazgo de Shackleton y su ingenio para reclutar a los integrantes de su expedición al Polo Sur. “Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo escaso. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura el regreso. Honor y reconocimiento en caso de éxito”, rezaba un anuncio publicado en el diario The Times en 1907. De su histórica hazaña, Álvaro resalta una lección que le ha marcado siempre: “todo el mundo puede hacer cosas excepcionales en circunstancias determinadas”.

La expedición comandada por Shacleton junto a la bandera británica

EDUCAR EN VALORES. Para resumir de donde tiene que partir la motivación necesaria para lograr las metas vitales de cada uno, el creador de ‘Al filo de lo imposible’ mira directamente a su juventud. “Mi padre era lechero y mi familia tenía un pequeño almacén de materiales de construcción”, relata. Allí echaba una mano cuatro horas diarias Álvaro en su juventud, antes de ir a trabajar a TVE y después de pasar la mañana en la escuela. Lo hacía, cuenta, porque era la que veía en casa: tiene la imagen gravada de su madre cargando sacos de cemento de 50 kilos. “Hay que echarse la vida a la espalda. Eso me enseñaron mis padres, a ser honrado y esforzado, algo fundamental para conseguir tus metas”.

Una de las expediciones en las que ha participado Sebastián Álvaro, en el Karakórum

Sebastián Álvaro es el protagonista de la próxima cita de Motivadores Tour, la serie de ponencias impulsada por Banco Mediolanum para llevar a los teatros las herramientas de motivación de destacados personajes públicos. Entradas para el evento del 16 de mayo (Sala Barts, Barcelona) a través de este enlace