Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
Seguir @ED_CValenciana en Twitter Seguir Economia Digital en Facebook Seguir Economia Digital en Facebook
Antoni Rubio
Morgado, discreción y buena mesa en el corazón de Valencia
Reina doña Germana, 4
Valencia, 46005
www.restaurantemorgado.com
96-373-35-08
Enviar Imprimir Leer más tarde Enviar Corrección
A+   A-
0
0 Comentarios
Localización
Cuentan que el principal secreto del éxito de Morgado se basa en la combinación entre su carta, breve, versátil y en constante renovación, y la discreción que ofrece el local, pese a estar ubicado en pleno corazón de Valencia. En los últimos años, el pequeño restaurante –“íntimo”, se diría en el argot del eufemismo- se ha convertido en un lugar habitual de peregrinaje de empresarios, políticos y periodistas, donde no hay más remedio que llamar con antelación para reservar si se pretende disfrutar de su buena mesa.


A medio camino entre un elegante y sofisticado bistrot y la tradicional casa de comidas, Morgado está a cinco minutos a pie de las Cortes, la Generalitat, el Ayuntamiento o la Diputación, por lo que no resulta extraño que se haya convertido en un punto neurálgico de encuentro o, simplemente, el lugar ideal para hacer un alto en el camino. Sus dimensiones reducidas aportan la sensación de intimidad deseada por todo tipo de comensales, si bien la escasa distancia entre las mesas rompe, en los días de mucho trasiego, el aura de tranquilidad.

Entre los clientes del restaurante, figuran gran parte de los concejales de Valencia y primeros espadas de la política, como el ex conseller y responsable de Comunicación del PP, Esteban González Pons, quien fue visto hace un tiempo compartiendo mesa y mantel con el ex ministro del PSOE, Antoni Asunción. Incluso, hay quien asegura que el nuevo partido político que está impulsando ahora el ex dirigente socialista se gestó ante uno de los guisos que ha hecho famoso al cocinero Juan Morgado, como sus poderosos garbanzos con cerdo ibérico o sus alubias con perdiz. Cosas del buen yantar.

En el aspecto estrictamente culinario, Morgado se decanta por una carta de pocos platos, pero con materias primas del día y, sobre todo, acorde a la temporada. De cara al otoño-invierno, por ejemplo, la apuesta son la caza y las matanzas, junto con algunos clásicos de la casa, como el rabo de toro a la cordobesa o el codillo de pata negra. Y el pescado, claro, ya que Juan Morgado siempre reserva un hueco para el bacalao dorado y las ostras que, aquí, rozan la categoría de delicatessen.

Otra de las señas del lugar es que, si el cliente lo pide con tiempo suficiente, Juan Morgado cocina cualquier plato, incluso, fuera de carta. Todo ello, regado con una bodega que atesora 150 vinos elegidos por el sumiller Pablo García, así como una gran variedad de espirituosos y veinte tipos diferentes de ginebra. Y es que, después de un plato de Morgado, entre las brumas de un local concurrido y, a la vez, celoso de su intimidad, nada mejor que un buen gin-tonic para alegrar la sobremesa. Así, seamos sinceros, se encara cualquier tema con más predisposición...
0
0 Comentarios
Comentarios
* Campos obligatorios
Ficha Mesa de Negocios (content)
Ficha Mesa de Negocios (content)
Ranking
Ranking
Ranking
Ranking