Andorra se conciencia para perder su condición de paraíso fiscal

stop

Se aceleran las reformas para acabar con el secreto bancario

Sin título

22 de marzo de 2009 (18:23 CET)

Andorra se prepara para desprenderse de la etiqueta de paraíso fiscal. Ante las presiones de los organismos internacionales y de su copríncipe, el presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, ha acelerado las reformas económicas y en particular del levantamiento del secreto bancario. Según explica este domingo La Vanguardia, la sociedad andorrana ya era consciente de la necesidad de estas reformas, aunque no tanto “del ritmo con que acometerlas”, según el jefe del Govern en funciones, Albert Pintado. En la vísperas de las elecciones en el país, la liquidación del secreto bancario se prevé que sea uno de los temas estrella de la campaña.

Antes de final de año, Andorra ha de estar en condiciones de normalizar sus relaciones fiscales y comerciales con Francia y España mediante la negociación de convenios de doble imposición, según coinciden los diferentes consultados para el reportaje de La Vanguardia. Una vez los convenios ya estén en marcha, el país pedirá una asociación con la Unión Europea, según Pintat, que está convencido de que la “crisis, bien gestionada” es una fuente de oportunidades.

El Ejecutivo andorrano que surja de las elecciones del 26 de abril deberá redactar, antes del 1 de septiembre, una ley para levantar el secreto bancario en el marco de los acuerdos bilaterales de intercambio de información fiscal que se alcancen con otros países. Así lo refleja la declaración de París, leída por Pintat tras su encuentro con las autoridades francesas. El primer acuerdo de intercambio de información fiscal será con Francia, a la que seguirán España, Portugal y Luxemburgo.

Los bancos andorranos ya están también mentalizados. Antoni Armengol, director general de la Associació de la Banca Andorrana (ABA), manifiesta que el secreto bancario es una figura necesaria, pero no “la única fuerza del negocio financiero” del país. A su parecer, los bancos del principado capacitados de sobras para competir con otros bancos en un contexto internacional.

En la situación actual de crisis, las entidades andorranas han demostrado “solidez” y se han mantenido al margen de la crisis de los hedge founds o de escándalos tipo Madoff, recuerda Pintat. Las reformas permitirán a los bancos de Andorra –de modelo “latino” y por tanto tradicionales y de inversiones, a diferencia de los anglosajones– “financiar y actuar en la exportación de servicios”. Según reconoce Armengol, en la situación económica actual es posible que el sector viva algunos reajustes, pero descarta que los bancos del país opten por las fusiones para ser más competitivos. “Sabrán adaptarse”, sostiene.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad