Boixareu y todos sus apoyos se quedarán fuera de Foment

stop

El presidente de la patronal catalana anuncia hoy su candidatura a la CEOE y el nuevo equipo directivo sin ninguno de sus oponentes electorales

Sumarroca, Marsal, Boixareu, Zabalza y Gómez

25 de octubre de 2010 (00:00 CET)

Después de ganar holgadamente las elecciones a la presidencia de Foment de Treball, Juan Rosell ha decidido dejar fuera de los órganos de gobierno de la patronal catalana a Joaquim Boixareu y a aquellos empresarios que se enfrentaron a él en el proceso electoral. Hoy lunes se constituirá la nueva junta directiva de la asociación empresarial barcelonesa y Rosell anunciará que competirá por la presidencia de la CEOE en sustitución de Gerardo Díaz Ferrán.

Los 76 miembros elegidos forman parte de la candidatura de Rosell. El presidente está facultado para nombrar a otros 14 empresarios mediante designación directa. Ninguno de ellos procederá de las organizaciones que dieron apoyo a la candidatura alternativa de Boixareu, según ha confirmado el presidente de la patronal catalana a Economia Digital.

De poco ha servido la carta remitida el pasado viernes por Boixareu. En ella, el propietario de Irestal se ponía al servicio del nuevo presidente y le recordaba que un tercio de la organización se había mostrado favorable al cambio. Incluso le ofrecía la posibilidad de aplicar su programa electoral en la nueva etapa.

Cambios en ciernes

Rosell ha decidido aplicar cambios, como insinuó en el discurso pronunciado nada más conocerse su victoria, pero de acuerdo con su propio criterio y con el de las organizaciones que le auparon a la presidencia. "Las elecciones han tenido un enorme efecto benéfico, porque me han ayudado a darme cuenta de que la organización necesitaba algunos cambios internos y ahora vamos a aplicarlos", asegura Rosell.

El enconamiento electoral ha marcado graves diferencias entre el grupo que apoyó a Boixareu y los vencedores. La Unión Patronal Metalúrgica (UPM) y la química Fedequim son dos de las asociaciones sectoriales que se han quedado fuera de Foment. La primera celebrará elecciones en noviembre y su actual presidente, Antoni Marsal, deberá competir con algún candidato próximo a Rosell. Antoni Abad, empresario metalúrgico y presidente de la Cecot, ha declinado entrar en esa disputa, por lo que el adversario de Marsal saldrá con mucha probabilidad de una de las grandes compañías del sector.

El presidente de Fedequim, Antoni Zabalza, no tiene un horizonte mejor. Zabalza puede ser cuestionado en el cargo por la patronal química estatal si Rosell accede a la presidencia de la CEOE.

La constitución de la nueva junta directiva de Foment que tendrá lugar hoy es un mero trámite estatutario, según han indicado fuentes de la patronal catalana. En la reunión, Rosell dará a conocer formalmente a sus colaboradores la intención de disputara las elecciones a la gran patronal española, noticia avanzada el sábado por Economía Digital.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad