Cinco indicadores son suficientes para predecir el riesgo cardiovascular

stop