El coche eléctrico que no necesita cargarse

stop