En Twitter la información falsa corre más deprisa que la verdad

stop