Hay un porqué científico y psicológico para el picor

stop