La importancia de la pisada cuando corremos

stop