La lactancia materna puede disminuir el riesgo de sufrir leucemia infantil