La respuesta a la falta de empatía podría estar en los genes

stop