No hay nada malo en ser un ‘bicho raro’

stop