Caixa Laietana recibe el visto bueno de la Generalitat a su integración en el SIP de Caja Madrid

stop

El nuevo grupo financiero será la primera caja de ahorros española, con unos activos de 340.000 millones de euros.

Josep Ibern Gallart, director general de Caixa Laietana

16 de noviembre de 2010 (19:01 CET)

Caixa Laietana ha superado los obstáculos y requerimientos normativos necesarios para incorporarse como miembro de pleno derecho en la que será la primera caja de ahorros española: el SIP que lidera Caja Madrid y en el que participan también Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caja Segovia y Caja Rioja.

El Consell Executiu de la Generalitat ha aprobado la incorporación de la caja de ahorros del Maresme a la nueva sociedad en el marco del proceso de reorganización del mapa financiero catalán. El sistema institucional de protección (SIP) es una sociedad con ficha bancaria en la que las cajas participantes aportan sus respectivos activos y desde donde se realiza la gestión financiera.

El nuevo grupo será lider en España en banca comercial y de empresas, superando a La Caixa, que históricamente ha encabezado este sector. A partir de enero de 2011 comenzará a operar de manera regular. Nacerá con unos activos de 340.000 millones de euros. El hombre fuerte del grupo en Catalunya será Josep Ibern Gallart, actual director general de Caixa Laietana. Para acabar el proceso sólo falta que las autoridades financieras de Castilla y León y Madrid concedan su preceptivo visto bueno a la operación.

La marca seguirá viva

Las siete cajas mantendrán su marca en los respectivos territorios de influencia, que se han concretado de la siguiente manera: Caja Madrid (Comunidad de Madrid y Comunidad de Castilla La Mancha); Bancaja (Comunidad Valenciana y Baleares); La Caja de Canarias (Islas Canarias); Caja de Ávila (provincia de Ávila); Caixa Laietana (provincia de Girona y Barcelona, excepto municipio de Barcelona); Caja Segovia (provincia de Segovia); y Caja Rioja (Comunidad de La Rioja).

Asimismo, Caja de Ávila tendrá responsabilidad sobre la gestión de Salamanca y Caja Segovia sobre la gestión de Valladolid. Por su parte, en el municipio de Barcelona, Caja Madrid, Bancaja y Caixa Laietana mantendrán la titularidad de sus respectivas redes de oficinas. En el resto de territorios, el grupo operará paulatinamente con una marca común, que se decidirá en los próximos meses.

Las cajas también mantendrán el liderazgo en sus respectivas zonas de actuación, su personalidad jurídica y sus órganos de gobierno. Además, seguirán contribuyendo al desarrollo económico y al fomento de la actividad empresarial y de la Obra Social, especialmente en sus territorios tradicionales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad